Imprimir
Abr
20

LOU REED, RINGO STARR, JOAN JETT, GREEN DAY y otros fueron incorporados al Salón de la Fama del Rock and Roll

Escrito por Sergio Burstein

RNRHF 1

El sábado pasado, a lo largo de cinco horas, el Public Hall de Cleveland se convirtió en escenario de una nueva ceremonia de incorporación al Salón de la Fama del Rock and Roll, ese prolongado y solicitado evento anual en el que, además de celebrarse en cada ocasión a un nuevo grupo de artistas musicales relevantes, se los involucra en actuaciones memorables y únicas, sobre todo porque éstas incorporan a invitados especiales que en muchas ocasiones no han hecho nada semejante con las estrellas de la jornada.

En este caso, la lista de sumados a la reputada asociación estuvo compuesta por Ringo Starr, Green Day, Joan Jett and the Blackhearts, Lou Reed, Stevie Ray Vaughan, The “5” Royales, The Paul Butterfield Blues Band y Bill Whiters. Como era de esperarse, el momento más comentado de la noche, así como el culminante, fue el de Starr, único integrante de la alineación tradicional de los Beatles que no había recibido este honor de manera individual, y que luego de ofrecer un larguísimo discurso de agradecimiento que probó incluso la paciencia de su eterno amigo Paul McCartney -quien lo presentó-, participó en una vibrante sesión en la que Green Day lo acompañó durante “Boys” y ”With a Little Help From My Friends”, aunque ya para entonces casi todos los músicos presentes se habían subido al escenario.

RNRHF2Cuando todos pensaban que ése había sido el final, Starr se sentó tras la batería y le dio pie a una interpretación pantagruélica de “I Wanna Be Your Man” en la que hubo solos de guitarra de Tom Morello y Billie Joe Armstrong, vocalizaciones de McCartney y un emotivo final en el que los dos ex Beatles levantaron sus manos entrelazadas e hicieron una venia ante la audiencia, tal y como lo hicieron en septiembre de 1964 al término de su último show en el mismo auditorio. Pero también impresionó el acto de Jett y su longeva banda, quienes se acompañaron del omnipresente (sí, ya sabemos) Dave Grohl en “Cherry Bomb” y de Tommy Jones y Miley Cyrus (de verdad) en “Crimson and Clover”. Poco después, la misma Miley habló de haber querido tener sexo con la veterana rockera y de haberse fumado un joint con ella antes de aparecer juntas en un programa de Oprah (encantadora, ¿verdad?).

Suene como suene lo anterior, lo de Green Day fue en realidad mucho más rutinario, porque consistió en un set directo y sin invitados integrado por las canciones “American Idiot”, “When I Come Around” y “Basket Case”; pero Armstrong dio un apasionado discurso en el que manifestó su emoción por lo que estaba sucediendo y aseguró “haber amado el rock desde que abrí los ojos y di mi primer aliento”. Butterfield murió hace tiempo, pero Morello y Zac Brown, y luego los sobrevivientes de su grupo, le rindieron tributo al interpretar fieros cortes de blues de su autoría. Por su lado, Vaughan -fallecido en 1990- no pudo ponerse al frente de Double Trouble, por lo que John Mayer, Doyle Bramhall II y Gary Clark Jr. hicieron lo mejor que pudieron para recordarlo; y el inmenso Reed, el desaparecido más reciente, fue dignamente homenajeado por Karen O y Nick Zinner, de los Yeah Yeah Yeahs, y Beck.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar