Imprimir
Jun
29

{Tributo} CHRIS SQUIRE, la clase mayor del ‘progre’ inglés

Escrito por Sergio Burstein

Chris Squire Tributo 1

Todos los que gustamos de ese rock que ha alcanzado ya la categoría de clásico, y que vivimos además en ciudades frecuentemente visitadas por artistas de relieve mundial, nos enfrentamos siempre al dilema de que si dejamos pasar la oportunidad de ver a uno de ellos en un momento dado, nos exponemos a la posibilidad de que no exista otra oportunidad para hacerlo debido a motivos de separación general o, en el peor de los casos, por la muerte de algún integrante.

Lamentablemente, eso es lo que nos pasó con Yes, que visitó hace un tiempo Los Angeles y que optamos no ver ante el anuncio de una formación en la que faltaban el cantante Jon Anderson y el tecladista Rick Wakeman. Fue un error, claro, porque no tomamos en cuenta que la banda incluía todavía a Chris Squire, fundador del conjunto y figura esencial del mismo; y fuimos incapaces de adivinar que los días del apreciado músico se encontraban contados, como consecuencia de una rara forma de leucemia que acabó finalmente con su vida el sábado pasado en la ciudad de Phoenix, Arizona, donde se encontraba ahora radicado.

Chris Squire jovenArmado de su proverbial Rickenbacker 4001, que le permitía otorgarle a su estilo un rol protagónico semejante al de la guitarra, Squire impuso uno de los sonidos más distintivos del ‘progre’ británico al ofrecer arreglos todavía más complejos de lo que se estilaba en el género, y participó activamente en la composición de los temas de Yes, lo que, a diferencia de sus demás compañeros, le impidió desarrollar muchos proyectos paralelos, aunque lanzó dos álbumes como solista, otros dos al lado de Conspiracy (donde militaba también el guitarrista Billy Sherwood, quien lo reemplaza ahora como bajista de Yes) y uno con The Syn, la banda que antecedió a Yes pero que logró recién grabar una placa completa durante su reunión del 2005.

Pese a los cambios constantes de integrantes (se calcula que han pasado cerca de 40 personas en su alineación), Yes se mantuvo siempre en actividad y ha lanzado hasta el momento 21 álbumes; y lo único constante en todos ellos son las líneas rítmicas y a la vez melódicas de Squire, presentes desde el disco de debut epónimo de 1969 hasta la placa más reciente, “Heaven and Earth”, que salió el año pasado y no recibió críticas demasiado halagadoras, pero sí comentarios positivos en relación a la ‘performance’ del nuevo cantante Jon Davison, quien reside en la ciudad californiana de Laguna Beach.

La banda no se va a detener, porque el 7 de agosto ofrecerá su primer concierto sin Squire, como parte de una gira conjunta con Toto, y el 6 de septiembre llegará al Greek Theatre de LA. Todavía se encuentran presentes entre sus filas el guitarrista Steve Howe y el baterista Alan White, por lo que no vale perderse otra oportunidad, pese a que la salida de Squire -quien era según muchos un tipo relajado y amable- es obviamente definitiva. Que en paz descanse.