Imprimir
Abr
21

{Tributo} Descansa en paz, PRINCE (1958-2016)

Escrito por Sergio Burstein

Prince Tributo

Tendríamos que ser muy oportunistas para decir que éramos fans de Prince. Esta mañana, tras enterarnos de su inesperada y todavía inexplicable muerte y sentir de algún modo el golpe (somos humanos y amantes del mundo del entretenimiento), desayunamos en la casa de un amigo que sí lo admiraba mucho, como lo probaron los ocho discos de vinilo que desplegó ante nosotros; pero escuchar segmentos de ellos fue corroborar que lo que este artista hacía no concuerda demasiado con nuestros gustos, lo que parece deberse a su inclinación por hacer un funk cuyo sonido se nos antojaba primero plástico y luego demasiado raro.

Sin embargo, estamos conscientes de que se trataba de un creador trascendente que ha dejado una profunda huella en la música anglosajona contemporánea y que, además de todo, era capaz de ofrecer excelentes presentaciones en vivo, debido sobre todo a un talento para la ejecución de la guitarra eléctrica del que sabíamos ya por haberlo escuchado en más de una ocasión durante alguna presentación televisiva o un video de Internet. De hecho, verlo en vivo era una deuda pendiente para nosotros, por el simple hecho de que las reseñas de los entendidos se mostraban siempre extremadamente halagadoras.

Es imposible dejar de recordar su presentación en la ceremonia del Salón de la Fama del Rock and Roll del 2014, cuando se encargó del instrumento de las seis cuerdas para ofrecer al lado de otras luminarias una versión de “While My Guitar Gently Weeps” en la que sus arrebatados y blueserímos solos resultaron memorables; y tampoco podemos ignorar la poderosa rendición de “She’s Always In My Hair” que ofreció en el programa televisivo “The Arsenio Hall Show” hace sólo dos años.

Nacido como Prince Rogers Nelson en Minneapolis el 7 de junio de 1958 y ganador de siete Grammy y un Oscar (por la música de la película “Purple Rain”), vendió cerca de 100 millones de discos mediante una atrevida combinación de rock, pop, funk y R&B que fue acompañada por una estética particularmente extravagante. Se casó dos veces: primero en 1996, con su corista de ascendencia boricua Mayte García, y luego, en el 2001, con la empresaria canadiense Manuela Testolini, de la que se divorció cinco años después. Además, se le vinculó sentimentalmente con varias de sus colaboradoras y amigas, desde Madonna hasta Kim Basinger, pese que su aspecto andrógino llevó a muchos a pensar que era gay o bisexual, es decir, una circunstancia de la que no existe prueba alguna, hasta donde sabemos.

Los que estaban cerca de él sabían que el ídolo de 57 años, convertido en Testigo de Jehová hace algunos años, no estaba muy bien de salud, pero nada hacía presagiar este trágico desenlace; la semana pasada, en medio de su última gira, fue hospitalizado en Illinois, aunque se pensaba que tenía gripe y, tras tres horas de estadía en el centro de salud, regresó a su casa en Paisley Park, Minnesota, la misma ciudad en la que falleció esta mañana, luego de ser encontrado sin conciencia en el ascensor de un estudio de grabación y de ser sometido sin éxito a primeros auxilios. Que descanse en paz.