Imprimir
Nov
12

{Tributo} LEONARD COHEN, el ‘crooner’ canadiense cuya voz no cesará

Escrito por Sergio Burstein

Leonard Cohen retrato

En medio de una semana marcada por el descomunal estupor que provoca en cualquier persona sensata el hecho de tener ahora como presidente del país más poderoso del planeta a un tipo abiertamente racista, xenófobo, homofóbico, machista y abusivo, la noticia de la muerte de otra leyenda del entretenimiento relacionada a sentimientos completamente opuestos cayó como un baldazo de agua fría adicional entre los amantes de la música, que han sufrido ya bastante a lo largo del 2016.

De ese modo, es imposible dejar de lamentar lo sucedido con Leonard Cohen, quien no era precisamente un jovencito (falleció a los 82 años de edad), pero tenía todavía mucho que ofrecer, como lo demuestra su último álbum, “You Want It Darker”, lanzado hace sólo tres semanas y coronado por una de las mejores composiciones de su carrera, la misma que le daba su nombre al trabajo y ponía en primer plano esa voz grave de ‘crooner’, prácticamente hablada, que se convirtió en su mejor carta de presentación durante su etapa madura, mientras le ponía invariablemente la carne de gallina a sus oyentes.

Claro que esto fue únicamente la despedida, porque el mismo cantautor estuvo lanzando sus temas al mundo desde mediados de los ‘60, cuando, convertido ya en un exitoso poeta y novelista, decidió incursionar en la música con el impresionante disco de debut “Songs of Leonard Cohen”, orientado hacia un folk contemporáneo semejante en algunos aspectos al de Bob Dylan (ambos artistas compartían la procedencia judía), pero lo suficientemente original como para tener no solo una personalidad propia, sino para despertar también toda clase de entusiasmos, lo que tiene sentido cuando se revisa títulos del nivel de “Suzanne”, “Sisters of Mercy” y “So Long, Marianne”.

Cualquiera que reconozca su nombre sabe ya que la fama mayor le llegó a mediados de los ‘80, cuando grabó “Hallelujah”, una magnífica pieza que ha sido interpretada por innumerables artistas, desde John Cale hasta Jeff Buckley (quien la puso nuevamente en el primer plano en el 2008, luego de su muerte accidental), pasando por Draco Rosa (quien hizo una versión en español extraña pero interesante). La canción ha despertado toda clase de especulaciones a lo largo del tiempo, y aunque parece haber un consenso relacionado a un supuesto mensaje de contenido sexual, no se pueden descartar las connotaciones religiosas, porque Cohen nunca negó sus propias convicciones de fe.

En realidad, la cercanía que él mismo tuvo con Israel, donde se le considera prácticamente un dios y donde dio una presentación ante las tropas a inicios de los ‘70, ha sido a veces motivo de polémica; pero lo cierto es que nunca abogó por los territorios ocupados y que hace unos años trató infructuosamente de dar un concierto en Palestina. Sin embargo, sus creaciones trascendieron las líneas estrictamente políticas para analizar distintos aspectos de la experiencia humana, pese a que, como él mismo lo declaró, el tema “The Future” estaba inspirado de manera directa en los levantamientos afroamericanos de 1992 en Los Ángeles, ciudad en la que vivió y en la que finalmente falleció. Que descanse en paz.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar