Imprimir
Mar
19

{Tributo} CHUCK BERRY, el imprescindible pionero del rock and roll

Escrito por Sergio Burstein

chuck berry

Esperábamos que llegara al menos hasta los 100 años de vida y anhelábamos fervientemente verlo en concierto, lo que parecía una promesa cada vez más posible debido a que acababa de anunciar el lanzamiento de su primer disco en casi cuatro décadas; pero nada de esto se hará realidad, porque Chuck Berry ha fallecido en su casa de Misuri, cinco meses después de cumplir los 90.

Es cierto que los temas que lo dieron a conocer y que son mencionados con insistencia son bastante antiguos, pero también es cierto que siguen resultando esenciales en la historia del rock y que ejercieron una influencia decisiva en todos los músicos que vinieron después, como lo demuestra la simple enunciación de sus títulos: “Roll Over, Beethoven”, “Rock & Roll Music”, “School Day” y, obviamente, “Johnny B. Goode”, que muchos descubrimos gracias a la película “Back to the Future”, aunque sigue pareciéndonos injusto (y muy propio del Hollywood del pasado) que se le haya adjudicado prácticamente al personaje de Marty la creación del rock’n’roll, incluso si, en esa misma ficción, el acto era producto de una copia espontánea fomentada por un viaje en el tiempo.

La importancia de este pionero, que además de tocar la guitarra principal y de cantar era un ‘showman’ absolutamente original que inventó el famoso “paso del pato”, se hace también clara en el hecho de que sus creaciones fueron luego interpretadas por una gama interminable de artistas en la que se incluyen nombres tan grandes como los Rolling Stones, los Beach Boys, The Kinks, The Doors, Grateful Dead, Judas Priest y hasta Sex Pistols, que tocó en su momento -y muy a su manera- “Johnny B. Goode” y otras piezas del icono.

Pese a que estas credenciales deberían haberle otorgado una existencia placentera y rebosante de dinero, como ha sucedido con los músicos famosos de color blanco en los Estados Unidos, hay que recordar que Berry creció y desarrolló su carrera en medio de la segregación racial, que lo afectó particularmente luego de que fuera condenado a dos años de prisión por violar supuestamente una ley contra la trata de blancas al ser detenido por la policía mientras llevaba en su auto a una adolescente apache de 14 años.

Él mismo se declaró inocente y afirmó que la muchacha era una nueva empleada suya, pero eso no fue suficiente para los acusadores, que lo juzgaron en medio de un proceso marcado por insultos racistas. Se dice que Berry, que era un tipo de lo más jovial, se volvió amargado y resentido tras dejar la cárcel; pero no hay que considerar ante lo dicho que era un santo, ya que tiempo después, en 1990, un grupo de mujeres lo acusó de haber colocado una cámara en el baño de su propio restaurante, y luego de que la policía encontrara en su casa varios videos que incluían aparentemente a una menor de edad, se vio forzado a aceptar un cargo menor de posesión de marihuana para librarse de consecuencias mucho más graves.

Lo que nosotros sabíamos por nuestro lado es que, en sus años finales, el veterano ofrecía presentaciones desordenadas en las que desvariaba mucho e insistía en usar como acompañantes a músicos improvisados que no siempre eran buenos ni se sabían las canciones, lo que perjudicaba seriamente la calidad de sus espectáculos. Sea como sea, por todo lo que nos dio y por todo lo que significó cuando hizo las cosas bien, que descanse en paz.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar