Reseñas de cine

Imprimir
Sep
18

RYAN GOSLING redefine el concepto de ‘cool’ en “DRIVE”

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Drive_Ryan_1

Con su actuación fría y de pocas palabras en el cautivante ‘thriller’ “Drive”, Ryan Gosling acaba de crear a un personaje que -si el instinto no nos engaña- puede llegar a convertirse en una figura verdaderamente emblemática del cine contemporáneo.

Varios lo han comparado ya con el arquetipo interpretado por Clint Eastwood en los 'spaghetti westerns' de Sergio Leone, mientras que a nosotros nos recordó al taciturno Deckard de Harrison Ford en “Blade Runner”; pero, se diga lo que sea diga, lo cierto es que  Gosling ha logrado una interpretación tan austera como memorable, que merece ocupar un lugar propio en la historia del sétimo arte.

Drive_Ryan_Lo curioso es que el personaje no tiene nombre, ya que se le menciona en los créditos de la cinta como Driver (es decir, El Conductor, en traducción nuestra). Fuera de su personalidad, este extraño individuo (que luce muy pacífico, pero que puede convertirse realmente en una fiera cuando lo provocan, sin necesidad de transformarse en un monstruo verde) será definitivamente recordado por su vestuario, una chaqueta blanca que lleva un emblema de dragón, y que con el paso de los minutos de la película (y el consecuente incremento en la violencia) se va llenando más y más de manchas de sangre. Para completar su curiosa apariencia, El Conductor lleva siempre entre los dientes un palillo con el que reemplaza quizás otra clase de vicios, si es  que alguna vez los tuvo (porque no toma licor ni usa drogas, actividades que muchos en su situación realizarían sin pausa ni tregua).

Pero el rasgo más distintivo de El Conductor es, por supuesto, su extraordinaria habilidad en el manejo, que no se basa sólo en una pericia meramente técnica (que también posee, por supuesto, ya que su trabajo diurno consiste en doblar escenas de manejo en las películas), sino también en una astucia casi instintiva para librarse de sus perseguidores y crear estrategias automovilísticas de confusión (su éxito en la primera misión criminal de la cinta no se debe a la velocidad con la que maneja para librarse de la policía, sino a su actitud opuesta).

Lo interesante del caso es que nunca sabemos mucho sobre él; el director danés Nicolas Winding Refn (quien nos impresionara ya en el 2008 con la impactante “Bronson”) se esmera en mantenerlo como un ser misterioso y solitario que, básicamente, se gana la vida como doble de cine y como chofer fugaz de delincuentes con los que prefiere no mezclarse (aunque resulte en la práctica un cómplice absoluto de sus actos). Tiene, además, un lado muy tierno, que se manifiesta en la súbita dedicación que le presta a una chica que conoce (interpretada por Carey Mulligan) y su pequeño hijo.

Del que sí sabemos mucho más -sobre todo en esta época de revelaciones por la Internet- es del actor que lo interpreta, Ryan Gosling, aunque no hasta el punto de haberlo visto tan descubierto (hablamos de piel, claro) como a otras estrellas del entretenimiento que han visto fotografías suyas en diferente grado de desnudez esparcidas por la web (sólo esta semana, se revelaron dos de Scarlett Johansson -que, a nuestro parecer, no tendría que estar haciendo tanto lío por el asunto, ya que luce encantadora- y una muy específica del guitarrista de Journey -que, por supuesto, no hemos siquiera visto, como buenos varones que somos-).

Ryan_calato_2Pero, en realidad, las bendiciones de Hollywood le han dado a las damas cinéfilas la posibilidad de apreciar con cierta generosidad el físico de Rosling, como lo indica al menos su participación en la efectiva comedia “Crazy, Stupid, Love”, que se estrenó hace unos pocos meses,  y que lo encontró luciendo sus abdominales en al menos dos escenas: en la primera, lo hacía frente al personaje de Steve Carell durante una conversación sobre mujeres en un gimnasio, y en la segunda, lo realizaba durante su primer encuentro íntimo con el personaje de Emma Stone (quien, al verlo sin camisa, le decía de modo poco amable: “¿En serio? ¡Es como si estuvieras hecho con Fotoshop!”, aunque terminaba de todos modos metiéndose a la cama con él). Ryan_calato

En “Drive”, Rosling no muestra detalles de este tipo; pero lo más interesante para nosotros son las amplias diferencias que existen entre ambos personajes (el de Jacob Palmer en “Crazy, Stupid, Love” es un mujeriego empedernido que habla mucho y que se preocupa en destacar permanentemente sus encantos, es decir, lo opuesto de El Conductor). El hecho de que el actor haya decidido aceptar dos papeles tan contrastados en un lapso de tiempo tan corto es una muestra de su deseo por ‘salirse del molde’, lo que podría recordar a lo hecho por  Ryan Reynolds al aceptar el papel protagónico de la vanguardista cinta independiente “Buried”, si no fuera porque la carrera de Gosling se ha orientado mucho más hacia lo artístico que hacia lo comercial.

Nacido en Canadá hace tres décadas, Ryan fue hostilizado de chico en la escuela (lo que indicaría que fue un ‘nerd’), y empezó a actuar en el “Mickey Mouse Club” cuando tenía 12 años (lo que no le quitaba todavía lo ‘nerd’). Pero la verdad es que, a diferencia de Reynolds, Gosling nunca se especializó en ser un galán de cintas románticas; de hecho, su primer papel importante fue en “The Believer”, un controvertido filme, basado en una historia real, sobre un neo-nazi de origen judío, que se llevó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance del 2001.

Claro que su siguiente trabajo realmente popular fue, justamente, un drama romántico; y no cualquier drama romántico, sino uno de los que ha provocado más sollozos y berridos dentro de las salas de cine en los últimos tiempos: “The Notebook” (2004). La cinta tuvo reseñas generalmente positivas, entre las que se destacó la efectiva química entre Gosling y su co-estrella Rachel Adams; pero su verdadero reconocimiento se ha encontrado a nivel popular, e incluye una mención casi permanente en las listas de Películas Más Románticas de la Historia (o como quieran definirlas). El poder de convencimiento de la cinta fue tal que sus protagonistas se enfrascaron en una relación afectiva real que se prolongó hasta el 2008 (antes de eso, Ryan había estado con Sandra Bullock, que es mucho mayor que él, y se sabe que ahora mismo comparte su apartamento de Nueva York con su perro de 11 años... y no con alguna mujer).

Tras este abierto coqueteo con el ‘mainstream’, el canadiense regresó a la escena ‘indie’ con dos excelentes títulos: “Half Nelson” (que le brindó su primera nominación al Oscar debido a su logrado retrato de un sensible profesor de secundaria adicto a las drogas) y “Lars and the Real Girl” (que lo encontró haciendo de un tipo introvertido que se enamoraba de una muñeca sexual, y que en desmedro de su temática, resultó ser una comedia muy delicada y nada escandalosa).

Blue_V1Antes de “Crazy, Stupid, Love”, el proyecto más celebrado de Gosling fue “Blue Valentine” (2010), un notable drama psicológico en el que le tocó interpretar las distintas etapas de una relación amorosa (teniendo como contraparte a la soberbia Michelle Williams). A pesar del tópico, esta valiente cinta desafió las reglas del cine romántico con su crudeza y su sinceridad, hasta el punto de que estuvo en riesgo de recibir una clasificación de NC-17 (la X del pasado) debido a una escena en la que Williams recibe por parte de Gosling un ‘cunnilingus’ que se ve francamente real (pero que no mostraba en absoluto el contacto físico de las partes involucradas).


DeadMansBonesAdemás de su prolífica y ecléctica trayectoria fílmica, Gosling tiene una banda musical que, obviamente, hace ‘indie’ rock. Se llama Dead Man’s Bones, y su nombre surgió aparentemente de la obsesión que tanto el actor como su compañero  de banda Zach Shields sienten por los fantasmas.  Hasta el momento, el dúo (cuyos integrantes grabaron todos los instrumentos y las voces en el estudio) ha lanzado un álbum, en el que contó con la presencia de un coro infantil. Su estilo es muy apacible y minimalista, pero tiene ciertas pinceladas experimentales que le otorgan tanto originalidad como una profunda melancolía.

Se ha anunciado que Dead Man’s Bones lanzará su segunda placa a fines de este año; pero los fans del Gosling actor (que son evidentemente muchos más que los del Gosling músico) no tienen realmente de qué preocuparse, porque aparte de que la banda tiene un perfil muy bajo -tanto a nivel de presentaciones como de notoriedad artística-, el hombre tiene muchos proyectos cinematográficos en el futuro inmediato.

El próximo mes se estrena “The Ides of March”, un ‘thriller’ político que lo encuentra al lado de George Clooney (quien también dirigió); acaba de terminar “The Place Beyond the Pines”, una vibrante historia sobre el asalto a un banco; y está metido en el rodaje de “The Gangster Squad”, otro drama criminal que le permitirá reencontrarse con la popular Emma Stone.         

Además, se dice que se encuentra involucrado en el ‘remake’ de “Logan’s Run”, una cinta de ciencia-ficción de los 70 que merece rehacerse, porque su primera versión fue bastante mediocre, pese a la originalidad y las virtudes de la novela original.

Lo último que valdría le pena mencionar se refiere a una anécdota ocurrida recientemente en Nueva York, donde se le vio interrumpiendo una pelea entre dos personas. Aunque la acción del actor fue vista como algo complemente benéfico que probaba su inherente bondad, él mismo acaba de decir en entrevistas que no se encuentra orgulloso de lo sucedido, porque la riña se dio entre un pintor y un admirador suyo que había robado una de sus obras. "El tipo era un fan, y quería tener tanto la pintura que tuvo que apoderarse de ella porque no podía pagarla. Cuando finalmente lo hizo, se encontró con que su héroe le estaba pegando, y para empeorar las cosas, llegó el tipo de "The Notebook". Nadie ganó nada con lo que pasó". Perfecto, Ryan; ¿debemos entonces meternos a escondidas al cine para ver tus películas si no tenemos para el boleto? ¿Nos defenderás si nos agarran? Ojala que sí. Por supuesto, el asunto fue grabado por alguien en su celular y 'posteado' en youtube:

Para terminar, los dejamos con el trailer para adultos de "Drive". Como ya lo sabrán si han leído nuestra reseña, se trata de un trabajo que vale realmente la pena, por lo que les recomendamos que vayan corriendo a verlo. O manejando, si prefieren.