Reseñas de cine

Imprimir
Nov
22

JASON SEGEL, el alma (y el ritmo) detrás de “THE MUPPETS”

Escrito por Sergio Burstein

Segel_Muppets

Este miércoles sale en las salas de todo el país una nueva versión cinematográfica de las aventuras de Los Muppets, esos divertidos personajes televisivos que, en nuestro concepto, y gracias al manejo de un sentido del humor tan complejo como desquiciado, cruzaron exitosamente la delicada barrera que existe entre las propuestas infantiles y las de adultos, volviéndose con ello unos involuntarios precursores de la estrategia empleada décadas después por las cintas animadas de Pixar.

Aunque las cinco películas anteriores para la pantalla grande fueron bastante celebradas por la crítica, la poca fortuna de un proyecto reciente como el de “The Smurfs” (“Los pitufos”) ha tenido como resultado que mucho miren con escepticismo la realización de ésta. La fe que nosotros le tenemos se encuentra no sólo en la inmensa relevancia del material original (es decir, el que desarrollaron el desaparecido Jim Henson y Frank Oz en la legendaria serie televisiva), sino sobre todo en el hecho de que quien se encuentra principalmente a cargo es Jason Segel, un actor cuyo nombre no le dirá probablemente mucho a las grandes audiencias, pero que nosotros hemos seguido de cerca desde hace tiempo.

jason_freeks_2En primer lugar -y esto es algo positivo-, no deben tratar de rastrear a Segel en trabajos para infantes. El tipo se dio a conocer a fines de los 90 con su participación en “Freaks and Geeks” una estupenda teleserie que fue la carta de presentación del director y productor Judd Apatow, quien se convertiría poco después en la figura fundamental de la comedia cinematográfica para adultos que se ha hecho en los últimos años.         

En el programa, lejos de ser un galán (ese papel cayó en manos de James Franco), Segel interpretaba a un sujeto rebelde pero a la vez dulce que tocaba (muy mal) la batería y que, en su momento más "inspirado", componía una canción supuestamente romántica  para la chica que le gustaba. Se la mostraba inicialmente a un compañero -interpretado por Seth Rogen- que, como se puede ver en el video de acá abajo, no reaccionaba de manera precisamente amable ante la composición, tan épica como grandilocuente (pero de todos modos divertidísima). Lo curioso es que Linda Cardellini, la actriz que interpretó su interés romántico en la serie, terminó siendo su pareja en la vida real, al menos por un tiempo.

Después de eso, Segel se incorporó activamente a las producciones de Apatow, empezando con un papel secundario en “Knocked Up” (2007) y siguiendo con “Forgetting Sarah Marshall” (2008), una cinta que lo encontró no sólo en el rol protagónico, sino que empleó un guión suyo y lo llevó a mostrar un desnudo frontal en la pantalla (sin importar sus kilos de más).Segel_Forgetting

Fuera de sus explícitas escenas sexuales y de su indudable carácter adulto, es razonable pensar que “Forgetting Sarah Marshall” es un antecedente inmediato de esta versión de “The Muppets”, porque en la película, Peter -el personaje interpretado por Segel- era un compositor musical que presentaba un montaje teatral sobre Drácula. Además de  su sentido del humor y de sus canciones, el espectáculo se encontraba completamente protagonizado por marionetas, y según las declaraciones de Segel -que, como ya dijimos, escribió el guión-, se encontraba inspirado en experiencias personales.

Los talentos musicales de Segel se emplearon también en “Get Him to the Greek” (2010), otra comedia de la factoría Apatow en la que compuso casi todas las canciones, interpretadas por el grupo de rock ficticio Infant Sorrow (encabezado por el actor y comediante Russell Brand, quien se encargó de la parte vocal).

Aunque las cualidades musicales de Segel no han sido siempre explotadas en el cine -en Bad Teacher (2011), por ejemplo, hizo de un profesor de gimnasia con sobrepeso que trataba de seducir a la irreverente maestrita Cameron Diaz, mientras en que en la cinta animada “Despicable Me” le dio su voz al villano principal-, se lo ha encontrado apelando a ellas hasta en los proyectos más insospechados, como “I Love You, Man” (2009), donde encarnó a un fanático de Rush que intentaba tocar sus complicadas canciones.

segel_i_love_u

El video que sigue no es parte de la película, sino que se hizo luego para presentarlo durante los conciertos de la banda canadiense, y tiene a los dos personajes principales de la historia, incluyendo al que fue interpretado por el muy gracioso Paul Rudd.

  No conocemos los gustos que tienen todos nuestros lectores, pero para nosotros, y en vista de lo recién descrito, los de Segel parecen ser de lo más decentes, lo que nos brinda muchas esperanzas sobre los resultados de “The Muppets” (aunque no esperamos realmente que la rana René -perdón, Kermit, porque ahora planean llamarla así hasta en Latinoamérica- se ponga de repente a cantar un hardrock de tendencia ‘glam’ ni a tocar en el bajo un tema de rock progresivo).

Por el momento, lo que sabemos es que Segel co-escribió el filme con Nicholas Stoller, el director de “Forgetting Sarah Marshall”, y que ha trabajado en este caso para la compañía Disney, un giro absolutamente insospechado en una carrera que hasta el momento ha estado firmemente afincada en la calificación R (a excepción quizás de “Despicable Me”).

Segel_Muppets_3

“Nuestra intención es presentarle estos personajes a las nuevas generaciones de un modo que se relacione a las películas de fines de los 70 y principios de los 80, es decir, sin asumir un aire condescendiente hacia los niños”, dijo recientemente Segel, quien tiene unas cincuenta marionetas en su casa.

El actor, escritor y músico también habló sobre las dificultades de compartir las escenas con estas pequeñas criaturas (hay que recordar que él es muy alto). “Me dí pronto cuenta de que iba a tener que pasar mucho tiempo sentado”, señaló. “No quisimos cortar mi cabeza permanentemente, por lo que tuve que colocarme varias veces en la parte trasera de las tomas”.

En desmedro de su generosa participación en comedias para adultos, cuando se le preguntó por la vigencia de estos personajes, Segel afirmó que son ahora necesarios porque “hemos llegado a una era muy cínica en lo que respecta a la comedia. Los Muppets han probado a lo largo de 40 años que se puede obtener risas sin hacerlo a expensas de otros, y ése es un mensaje positivo para los niños”.

Segel_Muppets_2Sea como sea, el protagonista de esta nota no puede ocultar su satisfacción por los resultados. “Cuando terminamos de hacer la película, no sabía si lo habíamos hecho bien; pero cuando la vi terminada, me puse a llorar”, agregó con abierta sinceridad. “Estoy muy orgulloso de ella”.

Lo único que puede empañar por el momento la felicidad de Segel -y proporcionarnos ciertas dudas sobre lo que veremos- son los comentarios negativos que Frank Oz ha tenido para el proyecto. “Los he leído, y me han dado tristeza; pero él no ha visto todavía la película”, dijo Segel. “Estoy seguro de que estará orgulloso de nosotros una vez que lo haga”. Ojalá que así sea. Confiamos en ti, Jason; no nos decepciones. Los dejamos con una escena musical en la que él mismo demuestra que, además de cantar, puede bailar... o al menos fingirlo.