Reseñas de cine

Imprimir
Jul
26

Reseña de THE DARK KNIGHT RISES

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Bat_res1

Durante las entrevistas que dio a la prensa días antes del estreno estadounidense de “The Dark Knight Rises” (el lanzamiento latinoamericano se produce mañana), el director y guionista Christopher Nolan pidió que no se trazaran demasiadas semejanzas entre lo que contaba su película y lo ocurrido con el movimiento de protesta Occupy, porque lo suyo era un trabajo de ficción que, por más vuelo que tuviera, se basaba en un cómic.

Y si bien la visión de la cinta demuestra que sus palabras no son del todo ciertas, la mayor verdad ahora es que, una semana después de producida la espeluznante masacre de Colorado, en la que un pistolero ingresó fuertemente armado a una función de medianoche de "TDKR" -como la llamaremos desde aquí- y mató a 12 personas, además de herir a 58, resulta imposible asistir a una función de la misma sin encontrarle múltiples lecturas y sentir una serie de emociones que no se hubieran experimentado de otro modo.

Bat_res3Debemos empezar diciendo que no nos retractamos del comentario que ofrecimos hace unos días, en el que le quitábamos a Nolan y a su equipo creativo la responsabilidad por el desquiciado acto de violencia; pero también debemos señalar que, en vista de lo ocurrido, asistir a la proyección comercial a la que asistimos nos hizo experimentar de manera intensa el nivel de violencia y de tiroteos que se encuentra en el cine hollywoodense, presente de manera repetitiva desde los trailers que se difundieron antes de que empezara la película misma.

Dicho esto, es bueno agregar que “TDKR” no es lo más agresivo que hemos visto en la pantalla ni mucho menos una apología de la brutalidad, empezando por el hecho de que, a diferencia de las versiones de Tim Burton, su Batman no se interesa en matar contrincantes y rechaza el uso de armas letales (aunque, curiosamente, es salvado en una escena por una Catwoman que sí cree en el empleo de estas herramientas y que lo manifiesta abiertamente).

En realidad, si se la quiere mirar bajo un cristal realista -lo que no resulta irracional cuando se sabe que la intención de Nolan durante toda la trilogía ha sido justamente guiarse por esos cauces y no caer en la simple fantasía escapista-, se trata de una cinta que promueve la idea del orden frente a la del caos, representado brillantemente en su antecesora por el Joker de Heath Ledger y aquí por el misterioso villano Bane (encarnado por Tom Hardy, protagonista de la demencial “Bronson”).

Bat_res2

Hay incluso momentos en los que esta postura moral adquiere tintes que a nosotros no nos convencen, como la escena en la que un enorme contingente de policías recién liberados de un encierro subterráneo por el héroe de la capa se enfrenta a una turba que puede ser tanto de malhechores como, sí, de adeptos a movimientos de cambio social que se podría ligar con el Occupy. Por supuesto, la intención es que la audiencia se ponga del lado de los agentes; pero, viviendo en el Sur de California y estando al tanto del asesinato al parecer sistemático de civiles que “las autoridades” de Anaheim vienen cometiendo, no nos sentimos muy inclinados a ofrecerles nuestra simpatía a estos sujetos en las jornadas que corren.

Claro que, en medio de sus intentos por darle al relato un tono realista, “TDKR” no pierde nunca de vista su filiación con el lado espectacular de las historietas, como lo prueba la notable secuencia de presentación de Bane a bordo de un avión en el que se encuentra inicialmente prisionero y que él mismo captura luego a través de una metodología absolutamente digna de un supervillano, a lo que se suman una voz y un aspecto que remiten sin mayores dudas al Darth Vader de “Star Wars”.

Bat_in2En consonancia con ello, y en alianza con un personaje cuya identidad no revelaremos (pero que traza ingeniosamente un hilo conductor con la película original de la trilogía, “Batman Begins”), Bane actúa por cuestiones de poder y de venganza, como cualquier “malo” de cómic, y sus discursos supuestamente revolucionarios ante el pueblo imaginario de Gotham City no son más que tretas de falso mesías. Pero esto no impide que hubiéramos preferido verlo, como a Vader, del lado del Imperio.

En otra dirección,  las casi tres horas de metraje -y, admitámoslo de una vez, la falta de un villano tan deslumbrante como el de Ledger- le permiten no sólo a Nolan para dar nueva cuenta de su talento para orquestar excitantes escenas de acción sin necesidad de la casi inevitable 3D y con la mayoría de efectos hechos ante cámara, sino sobre todo para explorar más exhaustivamente que en la entrega pasada las interesantes facetas psicológicas del personaje de Bruce Wayne, lo que sirve de paso para el lucimiento de su gran intérprete, Christian Bale.

Todavía marcado por la muerte de la mujer que amaba, Wayne es un tipo atormentado al que no le importa ya perder su fortuna; e incluso cuando decide retomar el disfraz colgado por años y permite finalmente que aparezca el Hombre Murciélago -con la trama bastante adelantada-, sigue exhibiendo ese lado profundamente vulnerable y humano que lo diferencia de sus colegas con superpoderes, y que despierta la preocupación natural de su viejo y entrañable mayordomo Alfred, nuevamente interpretado por el gran Michael Cane.

Bat_in1

En medio de una abundancia quizás innecesaria de personajes, el foco se mantiene de algún modo en Wayne/Batman, quien se enfrenta súbitamente a dos potenciales intereses románticos:  Miranda Tate (Marion Cotillard), la atractiva ejecutiva de su misma empresa, y Selina Keyle (Anne Hathaway), una irresistible ladrona de alto vuelo. Cotillard es solvente, como siempre, y pese al reparo inicial de los fans -así como al  hecho incuestionable de que no posee los atributos felinos y sensuales de la inolvidable Michelle Pfeiffer en el “Batman Returns” de Burton-, Hathaway lo hace muy bien, luce estupenda en cuero apretado y le brinda a los diálogos en los que participa un saludable sentido del humor.

Y es que esta conclusión de la serie, que resulta satisfactoria sin ser maestra, es ciertamente menos lúgubre de lo que se había previsto, en vista de sus antecedentes fílmicos y de las absolutamente siniestras circunstancias extracinematográficas que la han rodeado.

Comentarios   

 
Guest
+1 # Guest 20-11-2013 15:38
Una trilogía que cambió el género de películas basadas en comics para siempre y que nos dieron la mejor interpretación del "justiciero encapuchado" de todos los tiempos. En el caso específico de The Dark Knight Rises es la conclusión perfecta, la recomiendo mucho por los personajes, los efectos y las escenas bien armadas.
Responder | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar