Reseñas de cine

Imprimir
Ene
05

Reseña de LES MISERABLES

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Les_Miserables_pelicula_1

No hay nada como una buena polémica para avivar el interés en un estreno de cine con grandes pretensiones. Si “Zero Dark Thirty” se ha metido de lleno en una debido a su tratamiento de los métodos de tortura estadounidenses, “Django Unchained” lo ha hecho por su manera de tratar el todavía delicado tema de la esclavitud afroamericana.

En comparación -y en principio-, “Les Misérables” no tenía más motivo de discusión que el hecho de ser una adaptación fílmica de un musical de Broadway (basado en uno de Londres que se basó a su vez en uno francés) extremadamente popular; una vez ganada la admiración de los fans del producto original y de los numerosos críticos que la consideraron como una de las mejores películas del año, parecía haber superado todos los obstáculos en su camino. Hasta que apareció Adam Lambert.

En realidad, el ex finalista de “American Idol” entró en sintonía con un gran número de especialistas en asuntos de la pantalla grande para los que “Les Miz” (como lo llaman algunos) es un trabajo interesante y decididamente arriesgado, pero dañado de manera irreparable por la falta de competencia de sus intérpretes (todos ellos actores buenos, algunos incluso notables) en las lides del canto.

Les_Miserables_pelicula_2Y es que, si no ha andado últimamente con la cabeza bajo tierra, cualquiera que lea esto sabrá bien que todos los que dan la cara en esta cinta se encargaron no sólo personalmente de sus inagotables escenas cantadas (una práctica que se ha venido dando desde hace tiempo), sino que lo hicieron en vivo mientras filmaban, lo que les quitó la ventaja de someterse a un proceso de estudio que limara sus naturales asperezas. Se ha dicho que es la primera vez que se hace algo así, lo que pretende hacernos olvidar que la estupenda versión cinematográfica de “Hedwig and the Angry Inch” de John Cameron Mitchell lo logró ya en el 2001.

En este caso, la decisión vino de Tom Hooper, el director del proyecto, que conquistó ya varios Oscars (incluyendo el de Mejor Director y el de Mejor Película) con “The King’s Speech”. Se dice que el británico buscaba librarse del acartonamiento que le imponía de antemano el formato y reforzar un aspecto realista que le parecía sin duda necesario en vista del trasfondo dramático de la historia, aumentado por sus  orígenes históricos. Pero lo que ha dicho Lambert abiertamente -y lo que pensamos muchos- es que el nivel vocal está a veces tan descuidado que se convierte en un obstáculo para gozar de una producción que, por otro lado, tiene algunas escenas muy logradas, un reparto de lujo y un diseño de producción admirable.

Lo que le faltó mencionar a Lambert en sus reparos (que incluimos en este reporte) es que “Les Miz” (permítannos ser 'cool') deja también de disfrutarse en el momento en que se vuelve insufriblemente larga, como consecuencia de la decisión de Hooper para tratar de acercarse en la medida de lo posible a la extensión de la obra original y no eliminar por ello piezas musicales que, luego de 25 años de haber sido interpretadas sin interrupción, se han vuelto aparentemente indispensables para los devotos del musical.

Es cierto que todo el mundo que se encuentra ahora mismo voceado para categorías importantes del Oscar ha hecho películas larguísimas (“Zero Dark Thirty” dura 157 minutos, “Django Unchained” 165 y “Lincoln” 150), pero también es cierto que, en “Los Miz” -de 158 minutos-, dos de los actores que ostentan el nivel menos convincente de canto (Hugh Jackman y Russell Crowe) son los que más cantan, ya que interpretan a los protagonistas: Jean Valjean, el proletario francés que intenta rehacer su vida tras una brutal y excesiva condena carcelaria, y Javert, el implacable agente de la ley empeñado en devolverlo a la prisión.

Jackman se muestra completamente capaz de imponerle al icónico Valjean el desgarro y la intensidad que se merece; pero hay momentos en los que, sinceramente, su garganta produce sonidos que nos inclinan más hacia la risa que el dolor. Pasa algo semejante con Crowe, quien tiene toda la actitud y la reputación adecuadas como para desempeñar al temible pero a la vez trágico Javert, pero cuya  falta de destreza para hacerlo entre notas musicales termina por perjudicar su performance completa.

Les_Miserables_pelicula_3

No ocurre lo mismo con Anne Hathaway, quien a pesar de encontrarse únicamente en la primera parte del filme, carga sobre sus espaldas la mayor parte del peso dramático (y hasta melodramático) del relato, y logra una interpretación del emblemático tema “I Dreamed a Dream” que, sin ser técnicamente perfecta, suena muy bien y no falla nunca en la entrega de sus intenciones emotivas, mientras la cámara de Hooper se enclava completamente en su rostro para darle vida a una escena que, independientemente de todas las demás, merece sin duda un lugar en los grandes momentos del cine.

Para los que no estén enterados, es necesario decir que Hathaway (una de las mejores actrices jóvenes del Hollywood actual) encarna a Fantine, una madre soltera de la época pre-revolucionaria francesa que representa todo lo malo que ocurría en un país que, como lo deja muy en claro la cinta, tenía a una monarquía atrozmente opresora que mantenía en la miseria más absoluta a la inmensa mayoría de la población.

Este aspecto de denuncia retroactiva de “Les Miz”, sumado a su espectacularidad visual y a la presencia de tantos 'pesos pesados' de Hollywood (también están aquí Amanda Seyfried, Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen), resulta sin duda favorable para que la Academia la tome especialmente en cuenta dentro de sus nominaciones y posteriores premiaciones. Y aunque no podemos adivinar lo que ocurrirá en las próximas semanas, sentimos que esto se encuentra lejos de ser una obra maestra y de proponer algo francamente novedoso, aunque no habría que desestimar sus evidentes ambiciones artísticas, por más fallidas que a veces sean.

Comentarios   

 
Maribel Roda
0 # Maribel Roda 23-02-2013 01:09
No comparto la opiniòn del comentarista en cuanto al canto; màs bien a mi me parece que el hecho de que no sean profesionales lo hace màs realista y realza sus cualidades histriònicas. Pero si creo que la fotografìa es muy oscura y no permite apreciar bien muchas escenas.
Responder | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar