Reseñas de cine

Imprimir
Feb
25

Reseña del OSCAR 2013 (con los ganadores, los presentadores y los actos musicales)

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Oscars_2013_1

Si nos atenemos a las cifras, la gran ganadora de la edición número 85 de los Premios de la Academia fue Life of Pi”, que se llevó el mayor número de estatuillas (4), en las categorías de Mejor Dirección, Mejor Fotografía, Mejores Efectos Visuales y Mejor Banda Sonora.

Pero lo cierto es que, en la mente de muchos, el máximo ganador fue Ben Affleck, ya que si bien no fue ni siquiera nominado en el área de dirección, recibió un profundo aval como productor luego de que Argo -que también protagoniza- resultara la Mejor Película, es decir, la calificación más celebrada del Oscar.

No fue lo único, porque "Argo" se coronó en dos categorías más, una de las cuales -la de Mejor Guión Adaptado, para Chris Terrio- se encuentra también en el ámbito de las principales (la otra fue por Mejor Montaje de Sonido). Además, el mismo Affleck se mostró humilde y satisfecho sobre el estrado, en consonancia con el carisma y la sencillez aplastantes que ha venido exhibiendo en toda esta temporada de premios.

Oscars_2013_2_Pero claro que tampoco le faltó simpatía ni tranquilidad al taiwanés Ang Lee, a pesar de haber sido inesperadamente coronado en una categoría (la de Dirección) que estaba supuestamente asegurada para Steven Spielberg por su reconocida labor en Lincoln.

Al final, la cinta sobre los meses finales del presidente que abolió la esclavitud sólo recibió dos premios: el de Mejor Diseño de Producción y el que era simplemente ineludible, ya que haberle negado el rótulo de Mejor Actor Principal a Daniel Day-Lewis hubiera provocado probablemente un motín contra la Academia (sobre todo después de que sus miembros le quitaran cualquier opción a Affleck en el rubro de la dirección).

Bajo esta perspectiva, el Oscar asumió una postura populista  al dedicarse a premiar a lo grande a las ofertas que conectaron plenamente con la audiencia, ya que, en medio de sus aspectos políticos y de sus referencias realistas, “Argo” es sin duda una cinta muy hollywoodense, mientras que “Pi”, que tiene una base propia del ‘cine de arte’, ha establecido una curiosa conexión comercial con públicos de distintas latitudes y está indudablemente marcada por la industria estadounidense, como lo confesó Lee en la sala de prensa en la que nos encontramos (“el cine de aquí me ha influenciado mucho”, dijo).

En contraparte, Zero Dark Thirty, que meses atrás parecía la favorita, fue olímpicamente ignorada (sólo gozó de un empate con Skyfall en la inofensiva categoría de Edición de Sonido) luego de causar un escándalo mayúsculo por sus escenas de tortura y pasar a convertirse en una apuesta demasiado arriesgada. En otras palabras, ni Kathryn Bigelow ni Jessica Chastain vieron la luz.

El lado fiero

Oscars_2013_3_Pero, antes de que nuestros lectores más radicales pongan el grito en el cielo, hay que precisar no sólo que “Argo” y “Pi” son grandes películas (no obras maestras, eso sí, y quizás guiadas por patrones ideológicos a los que nos oponemos), sino que la ceremonia volvió a colocar en alto el nombre de uno de los cineastas contemporáneos más irreverentes y originales con los que contamos: Quentin Tarantino.

Y es que el hombre fue premiado en una categoría de mucho nivel, la de Mejor Guión Original, debido a la escritura de Django Unchained”, un filme que, por su lado, ha generado también bastante polémica, tanto entre la comunidad afroamericana como entre los que siguen pensando que la violencia en el cine incentiva la violencia real. Este Oscar le da aprobación a una creatividad artística insaciable que, como el título de su trabajo lo indica, se niega a ser encadenada.

Que Tarantino terminara su discurso diciendo “Peace Out!” sólo sirvió para elevar todavía más su reputación de tipo 'cool'; y la buena suerte de su “Django” -que no era para nada una carta segura- se selló con el Oscar a Mejor Actor de Reparto otorgado a Christoph Waltz, otro personaje notable que ha entrado en sincronía perfecta con el creador de la genial “Pulp Fiction” (a quien el intérprete austriaco definió en la sala de prensa como “un poeta”).

Además, ¿cómo se puede uno molestar demasiado con un evento que, en medio de todo lo ‘mainstream’ que es, se negó a celebrar estrepitosamente a Les Misérables luego de que los Globos de Oro lo hicieran? No se le negó el galardón a Anne Hathaway, por supuesto, porque el consenso decía que le habían bastado 4 minutos del indigesto musical para asegurarlo (y no nos oponemos); pero sus otros dos premios fueron en áreas “menores” (Mejor Maquillaje y Mejor Mezcla de Sonido).

En lo que respecta a Jennifer Lawrence y a su victoria como Mejor Actriz por la interpretación de una joven viuda en “Silver Linings Playbook”, no tenemos mucho que decir, porque ésta es una de las pocas películas nominadas que no hemos visto. Pero lo que sí podemos decir es que la chica ha hecho magníficamente sus partes en “Winter's Bone” y “The Hunger Games”, y que cada vez se le ve más estupenda, aunque el larguísimo vestido que lució en el evento casi la tiró por las escaleras del podio cuando se acercaba a recoger la que es hasta ahora su primera estatuilla.

Oscars_2013_4

En el área de los dibujos animados, nos complació el triunfo del agradable “Paperman” como Mejor Cortometraje Animado, pero no tanto el de “Brave” -que era de todos el título favorito en su rubro- como Mejor Largometraje Animado, ya que preferíamos las propuestas más creativas y oscuras de “Wreck-It-Ralph”, “ParaNorman” y hasta “Frankenweenie”.

Por el lado hispano, la cosa no marchó muy bien, ya que, como se esperaba, la chilena No (sobre la campaña que sacó a Pinochet del poder) fue derrotada por la austriaco-alemana Amour (sobre una pareja de ancianos que se enfrenta a la enfermedad de la mujer que la compone). No hay posibilidad de queja, ya que si bien “No” nos gusta mucho, “Amour” es una obra maestra de un autor memorable (Michael Haneke) que podría también haber ganado merecidamente en las otras categorías en las que estaba nominada (Mejor Película y Mejor Actriz Principal).

Tampoco tuvo suerte el español Paco Delgado en lo que corresponde al Mejor Vestuario (estaba presente por “Les Misérables”), cuya distinción fue a las manos de Jacqueline Durran por su trabajo en  otra superproducción de época, “Anna Karenina”;  en realidad, el único supuestamente latino que se llevó directamente una presa fue Claudio Miranda, a quien todos los medios en español daban por chileno, pero que en la sala de prensa desestimó rápida y elegantemente la filiación sudamericana al decir que su madre es danesa y que él mismo dejó la patria de su padre cuando tenía 3 años.

Música y humor

Yendo ya a la parte misma del espectáculo, hay que decir que Adele dio cuenta de los méritos que la llevarían luego a llevarse el premio por Mejor Canción de Película al entonar con su habitual brío la melodía del excelente tema musical de “Skyfall”; y esta noche, el agente 007 -cuya representación en el cine acaba de cumplir medio siglo- tuvo a otra dama de alcurnia que le cantara, porque después del tributo visual que se le ofreció, la veterana Shirley Bassey (ya en sus 70s) se encargó de una impecable versión del tema central de “Goldfinger”.

Oscars_2013_7_

Lo que estuvo fuera de lugar fue la canción de “Chicago” -ganadora de hace una década- que se le encomendó a Catherine Zeta-Jones, por más que la señora la haya cantado muy bien y que se la vea divina, sobre todo porque impidió que se escucharan en vivo todas las melodías que sí estaban nominadas al Oscar actual (nos hubiera gustado, por ejemplo, ver a Scarlett Johansson dándole a la de “Chasing Ice”).

Por su lado, la recreación de la pieza “One Day More” con casi todo el reparto de “Les Misérables” resultó probablemente encantadora para los numerosos fans de la cinta, pero fue en realidad caótica, estruendosa y, al menos en el caso de Russell Crowe, un tanto tortuosa. Afortunadamente, no duró cuatro horas, como la película.

En todo caso, la audiencia se mostró muy emocionada cuando la legendaria Barbra Streisand salió al escenario para probar que conserva todavía sus aptitudes vocales mientras se encargaba de una lograda versión de “The Way We Were”. Con ella, Streisand -que no había hecho algo así en el Oscar desde hace 37 años- le rindió tributo a su compositor original, Marvin Hamlisch, uno de los artistas fallecidos en el 2012 que figuraron en el segmento de "In Memoriam", donde se incluyó a grandes nombres como Tony Scott, Ernest Borgnine, Adam Yauch, Michael Clarke Duncan, Charles Durning, Norah Ephron, Ray Bradbury y Richard Zanuck, pero que prescindió inexplicablemente de la gran Lupe Ontiveros, fallecida en julio pasado.

Oscars_2013_6

Sin embargo, si la elección dependiera de nosotros, nos quedaríamos definitivamente con “We Saw Your Boobs”, la hilarante canción que Seth MacFarlane interpretó durante su monólogo inicial para referirse a todas las actrices nuevas que han mostrado las tetas en la pantalla grande (y, en el caso de Scarlett Johansson, de manera no autorizada en la Internet).

El mismo monólogo fue probablemente la mejor introducción de unos Premios de la Academia que hayamos visto en muchos años, y dio desde temprano pruebas de que MacFarlane (el indómito creador de “Family Guy” y “Ted”) era el tipo adecuado para encargarse de un rol de anfitrión que en los últimos años ha fracasado estrepitosamente.

El segmento fue impresionante: tuvo números musicales, bromas de doble sentido, una entretenida intrusión de William Shatner en el papel del Comandante Kirk y hasta dos 'sketches': uno con unos títeres que se metían whisky y coca, y otro con una encantadora Sally Field que terminaba cayendo en el burdo juego de seducción de MacFarlane.

Como se esperaba, el comediante aprovechó hasta la última rendija que le daba el estilo PG13 del Oscar; pero esta introducción fue tan antológica y tan larga que hizo palidecer lo que realizó después, incluyendo la entretenida pero no demasiado punzante interacción entre Mark Wahlberg y el irreverente oso Ted, que saltó “milagrosamente” de la pantalla a la tarima del Dolby gracias a la infalible CGI.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar