Reseñas de cine

Imprimir
Sep
09

Reseña de NO SE ACEPTAN DEVOLUCIONES (INSTRUCTIONS NOT INCLUDED en EE.UU.)

Escrito por Sergio Burstein

DBz 1

Para ser sinceros, antes de verla, no teníamos muchas ganas de exponernos a "No se aceptan devoluciones" (que se está exhibiendo en salas de Estados Unidos como "Instructions Not Included"), en vista no sólo de los antecedentes fílmicos de su protagonista, sino también de lo que sabíamos de su trama.

A fin de cuentas, pese a siempre nos ha gustado lo que hace Eugenio Derbez en sus programas televisivos, las anteriores incursiones suyas en el cine que se estrenaron por aquí (la mexicana "No eres tú, soy yo" y la estadounidense "Jack & Jill") dejaron mucho, mucho que desear: y el prospecto de ver otra historia sobre un solterón empedernido que debe hacerse cargo de un infante que termina ganándole el corazón tampoco nos provocaba un gran entusiasmo.

Ahora podemos decir que estábamos equivocados, porque en medio de sus inconsistencias, "NSAD" -la ópera prima del mismo Derbez como director para la pantalla grande- es una cinta menor pero adorable, llena de momentos logrados, bien filmada y con una efectiva combinación de géneros aparentemente antagónicos: la comedia y el melodrama (eso que los gringos llaman "tearjerker"). Pero lo más interesante es que, en medio de su inevitable manipulación sentimental y de su manejo de arquetipos, la película no se siente demasiado exagerada ni impositiva.

Instructions Not Included PosterSe trata, además, de uno de esos raros filmes que van mejorando a medida que transcurre su metraje, sobre todo porque sus escenas iniciales son probablemente las menos logradas y verosímiles, ya que, aparte de mostrar visualmente una versión totalmente idílica de Acapulco, presentan a Valentín (el personaje de Derbez) como un tipo capaz de seducir a cuanta turista se le pone por delante -pese a que su aspecto no es precisamente atractivo- y dueño de un lujoso apartamento frente al mar -pese a que no tiene trabajo y su cuenta de banco está vacía-.

Sin embargo, ya desde entonces, Derbez da indicios de su talento como director, a través de planificaciones visuales interesantes como la toma supuestamente continua (pero evidentemente montada con partes distintas) que encuentra a Valentín con varias mujeres distintas en el mismo apartamento.

Y el ingenio visual no disminuye una vez que una de esas amantes (Julie, interpretada por la estadounidense Jessica Lindsey) decide dejarle la niña que ha tenido supuestamente con su ayuda, porque el paso de los años con ella es graficado a través de letreros que interactúan con las acciones.

Claro que, tanto en el plano histriónico como en el sentimental, lo mejor llega cuando se le da rienda suelta a Loreto Peralta, la niña que interpreta a Maggie una vez que ésta llega a los 7 años de edad. Aunque es una rubiecita de ojos azules, Loreto habla perfectamente el español y el inglés; pero lo más importante es que resulta tan encantadora que no resulta difícil de creer que se haya ganado el inestable corazón de Valentín.

DBz 2

Al comienzo, absolutamente dispuesto a devolver el bulto, el protagonista viaja de manera ilegal a Los Angeles con el fin de encontrar a Julie, la madre, que provenía de allí; y si bien el modo en que consigue un peligroso pero generosísimo trabajo como 'doble' de Hollywood desafía la credibilidad, la cinta acierta al no refugiarse en el ya repetido esquema de la inmigración indocumentada y del racismo que sufren los mexicanos en este país.

Tal y como se presentan las cosas, los problemas económicos de Valentín parecen resolverse permanentemente sin mayores dificultades; pero el evidente tono de comedia del asunto entero ayuda a que estos detalles sean pasados por alto. Además, en medio de la mirada divertida que le echa al mundo del cine, Derbez se preocupa en dejar en claro el nivel de riesgo al que se somete su personaje cada vez que tiene que reemplazar a una estrella en el momento más arriesgado de la filmación.

No todo es comedia, por supuesto, ya que incluso después del juicio de paternidad al que se enfrenta Valentín, habrá una circunstancia trágica (y con un giro inesperado) que alterará el curso de la historia... y que debería arrancarle al menos un suspiro hasta al alma más dura.

Derbez mantiene casi siempre el foco en Valentín y en sus vivencias con Maggie, salpicando los diálogos con chistes muy mexicanos cuyo sentido se pierde a veces en los subtítulos e inglés; y el único momento en el que abandona dicho punto de vista nos pareció tan divertido que le hallamos justificación.

Nos referimos a la impagable escena en la que el gran actor mexicano Jesús Ochoa se somete a toda clase de humillaciones en una simple audición de comercial al pensar que está ante Alfonso Cuarón y que puede conseguir un papel en "Gravity" (la esperada cinta de ciencia-ficción que se estrenará pronto). Puede sonar a "inside joke", sobre todo en un trabajo comercial como éste; pero fue uno de los momentos del filme que más nos hizo reír.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar