Reseñas de cine

Imprimir
Oct
11

Reseña de ESCAPE FROM TOMORROW

Escrito por Sergio Burstein

Escape from Tomorrow 1

No es probable que la compañía Disney esté interesada en hacer una película adulta de terror psicológico en sus afamados parques, con connotaciones críticas y sexuales, ni mucho menos ceder las atracciones de sus espacios sacrosantos para que alguien presente imágenes ominosas sobre sus contenidos. Pero eso era justamente lo que Randy Moore quería hacer, y como sabía ya de antemano que no resultaría posible conseguir ninguna clase de permiso, lo hizo a escondidas.

El simple hecho de que haya logrado concretar el proyecto debe verse ya como una proeza; pero lo cierto es que aquí hay mucho más que celebrar, porque, fuera de la audacia de su rodaje, "Escape from Tomorrow" -que se exhibe desde hoy en estas salas y en VOD- es una película imperfecta pero a la vez notable, provista de un estilo frecuentemente inspirado para un realizador debutante que, además, tuvo que registrar imágenes y sonidos -incluyendo diálogos- en condiciones sumamente complicadas, ya que los encargados de Disneyland y Disney World (donde se filmó casi toda la película) no podían saber lo que él y sus colaboradores estaban fabricando.

Al ver la cinta, y conocer de antemano sus antecedentes, resulta imposible desligar la hazaña de producción de lo que sentimos por ella; pero ésa es justamente una de las virtudes de "Escape", porque se trata de un trabajo cinematográfico narrativo de un nivel de calidad que no se hubiera podido obtener hace unos cuantos años; no hay que olvidar que, para evitar llamar la atención, Moore y sus secuaces emplearon cámaras digitales de fotografía que se asemejaban a las que llevaban los visitantes habituales de estos dos parques, convertidos en uno solo en la pantalla.

escape from tomorrow posterEn lugar de haberse limitado visualmente por las circunstancias, Moore las usó en su provecho, empezando por la necesidad de virar al blanco y negro todo lo que filmó dentro de los parques debido a su falta de control sobre la iluminación; y ésa fue una necesidad que extendió a las escenas que hizo en otras locaciones que representan a hoteles o a ambientes supuestamente privados de las propiedades de Disney. Pero, en lugar de tratarse de un blanco y negro inerte, el que se aprecia aquí se encuentra lleno de profundos contrastes y de expresividad, lo que, sumado a varias angulaciones ingeniosas, tiene como resultado un estilo de 'film noir' que se presta al misterio que rodea a la trama -y le da además al conjunto una grata referencia sesentera-.

Desde la primera toma de "Escape", nos queda claro que su protagonista Jim White (Ray Abramsohn), quien luce como un cuarentón común y corriente, no está teniendo un buen día, ya que si bien se encuentra en una terraza que deja ver el emblemático castillo del Reino Mágico (lo que insinúa ya el viaje de vacaciones en el que ha llevado a su familia), una conversación telefónica le informa que ha perdido su trabajo. De ese modo, tiene que cargar de manera secreta con un drama personal que debe ocultar siempre debido a que se halla supuestamente en "el lugar más feliz de la Tierra".

Escape from Tomorrow 2

Lo cierto, claro, es que no está nada contento, como no lo está tampoco su esposa Emily (Elena Schuber), que parece estar cansada de él pese a que ambos tienen a dos hijos pequeños, Elliott (Jack Dalton) y Sarah (Katelynn Rodríguez), quienes inicialmente parecen ser los únicos que disfrutan del paseo, pero que poco a poco se van dando cuenta de que la experiencia de recorrer el enorme y congestionado lugar, plagado de colas enormes, no es tan fantástica como pensaban.

Pero la que parece realmente estarse saliendo de control es la mente de Jim, quien empieza primero a obsesionarse con unas adolescentes francesas (Annet Mahendru y Danielle Safady) con las que se topa de manera cada vez más frecuente y que, más adelante, ve transformarse muchas de las clásicas figuras de las atracciones en seres monstruosos y amenazantes, en un juego de apariencias que constituye sin duda alguna una crítica a la obsesión que miles de personas tienen con Disney, aunque termine adoptando aquí elementos de una ciencia-ficción con fuerte sabor 'retro'.

Si bien "Escape" empieza con un estilo narrativo bastante convencional, el paso de los minutos la va volviendo cada vez más demencial, lo que ahuyentará a los seguidores del cine comercial pero le encantará a los devotos del Roman Polanski inicial y el David Lynch de todos los tiempos, es decir, autores memorables del vanguardismo fílmico con los que Moore ya ha sido comparado. Y, al menos para nosotros, ése no es un mérito precisamente menor, pese a que el nuevo cineasta tiene todavía mucho camino por recorrer.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar