Reseñas de cine

Imprimir
Jun
05

Reseña de EDGE OF TOMORROW

Escrito por Sergio Burstein

Edge of Tomorrow resena 1

En estos momentos, además de ser una de las estrellas de cine más famosas del mundo, Tom Cruise se ha convertido en uno de los pocos actores de su altura (figurativamente, por supuesto) que favorece particularmente el género de la ciencia-ficción, lo que en su caso se ha traducido en una lista de títulos que incluye a "War of the Worlds", "Minority Report" y "Oblivion".

Como el rango dramático del ex de Nicole Kidman no es siempre excepcional, sus participaciones en estas cintas se han hecho de algún modo difíciles de diferenciar, hasta el punto de que parece a veces que nos encontráramos ante el mismo personaje. Esto no es necesariamente responsabilidad del actor, sino de quienes lo eligen para interpretar sus historias; pero, de un modo u otro, lo que hace y lo que expresa se presta perfectamente para esos relatos, y los convierte incluso a veces en trabajos cinematográficos de fuerte valor para los amantes del fantástico, como es justamente el caso de la lograda "Edge of Tomorrow".

Claro que, aquí, Cruise deja inicialmente de lado su aspecto heroico de costumbre para ponerse en la piel de William Cage, un militar del futuro que vive durante una época en la que la Humanidad se encuentra enfrentada a una terrible guerra contra unos invasores alienígenas -los Mimics- que no parece tener opciones de ganar. Cage nunca ha tenido una experiencia de combate ni quiere tenerla -no lo culpamos-, pero, por motivos de la vida, es acusado de ser un desertor y enviado sin previo aviso al campo de batalla, enfundado en un exoesqueleto alucinante cuyas armas ni siquiera sabe activar.

Edge of Tomorrow resena 2

Una vez que el desastre empieza, comprendemos totalmente sus temores, porque luego de sobrevivir a la destrucción del vehículo aéreo que lo transporta a la zona de enfrentamiento al lado de su indeseado pelotón, cae directamente en medio de un brutal combate en el que no parece haber posibilidad alguna de victoria, ya que el enemigo está literalmente por todos lados y tiene la forma de unas horripilantes criaturas de carácter imbatible. Lo interesante aquí es que, bajo la experta mano del director Doug Liman ("The Bourne Identity"), todo este proceso inicial nos lleva a experimentar la desesperación del protagonista, desde el momento en que se le coloca un traje que le resulta completamente desconocido hasta el enfrentamiento cuerpo a cuerpo con los Mimics, filmado con una potencia y un realismo ciertamente impresionantes.

Como era de esperarse, Cage no dura mucho ante unos contendientes tan formidables como estos, por lo que, luego de eliminar a uno de ellos (más por suerte que por otra cosa), es eliminado por otro. Es ahí donde viene lo bueno, porque en lugar de caer en la insondable oscuridad, regresa al momento previo a la tragedia, justo antes de ser llevado al cuartel de donde partirá la misión suicida en la que ya ha estado... pese a que todavía no ocurrido. Y es que, como cualquiera que haya visto el tráiler lo sabrá, estamos ante una historia apoyada en esa curiosa estrategia de los viajes en el tiempo que se conoce como "time loop", y que implica que el que la experimenta regrese brevemente al pasado para revivir una y otra vez la misma experiencia.

Se trata de un artilugio narrativo que se ha venido empleando desde hace tiempo en la ciencia-ficción, sobre todo en su rama escrita, pero cuyo mejor uso cinematográfico hasta el momento ha sido el de "Groundhog Day", una fabulosa comedia existencialista dirigida por Harold Ramis y protagonizada por Bill Murray como un arrogante "hombre del tiempo" que repite interminablemente el mismo episodio. Obviamente, esta variación del tema es mucho más estruendosa, aparatosa y costosa, lo que no la hace necesariamente mejor; pero intenta al menos una explicación razonable para la artimaña mientras se empeña en reconstruir la misma historia una y otra vez con una alteración de detalles que resulta tan ingeniosa como entretenida.

Edge of Tomorrow resena 3

A diferencia del personaje de Murray, que tenía simplemente que echarse a dormir para vivir nuevamente la jornada, el de Cruise tiene que morir, una circunstancia que trata de evitar a toda costa en cada oportunidad, lo que lo obliga no sólo a mejorar como combatiente -es decir, la parte más ligada a la espectacularidad hollywoodense-, sino también a emplear los conocimientos que va adquiriendo con el fin de convencer a quienes lo rodean de evitar una derrota que significaría la caída definitiva de nuestra especie. Por suerte, cuenta con la ayuda de Rita Vatraski, una aguerrida soldado que se distingue por su capacidad de combate, y que es interpretada con particular convicción e increíble presencia por la cautivadora Emily Blunt ("Looper").

Como ya lo dijimos en nuestra reseña de "X-Men: Days of Future Past", las historias sobre viajes en el tiempo nunca nos han convencido del todo, a no ser que se orienten hacia tendencias plenamente artísticas o se alejen conscientemente de los intentos racionales, porque nos parece que plantean demasiadas trampas que pueden ser usadas para avanzar la trama sin que nos quede claro si funcionan. En "Edge of Tomorrow", hay situaciones que terminan desarrollándose de un modo que nos resulta confuso, no porque sean difíciles de entender, sino porque nos quedamos con la duda de su lógica; pero Liman se preocupa en hacer una película tan cargada de suspenso, de acción y de giros dramáticos que no nos da mucho tiempo para pensar en las inconsistencias que esto podría tener (y que quizás no tenga).

En todo caso, la cinta -cuyo guión se basa en una exitosa novela japonesa- funciona mucho mejor de lo que merecería funcionar una cinta que repite tantas veces lo mismo. Luego de la primera batalla, que es absolutamente impresionante, sentimos el temor de que lo que viene se pondrá aburrido debido a la excesiva reiteración; y si bien es cierto que la escena en la que se explica verbalmente lo que está pasando es bastante pesada, todo lo demás mantiene un ritmo endiablado en el que se le deja cierto espacio al romance, pero con una mesura que se agradece.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar