Reseñas de cine

Imprimir
Dic
16

Reseña de STAR WARS: THE FORCE AWAKENS

Escrito por Sergio Burstein

star wars the force awakens chewbacca resena 1
 
Cuando se tiene demasiadas expectativas puestas en algo, es natural que estas no se cumplan del todo, y tememos que eso es justamente lo que nos ha pasado con “Star Wars: The Force Awakens”, cuyos resultados se encuentran lejos de parecernos decepcionantes, pero que tampoco ha merecido en nosotros una respuesta tan entusiasta como la de los responsables de muchas de las primeras reseñas, uno de los cuales llega a calificarla como “la mejor película del año”.
 
Para dejar las cosas en claro, debemos precisar que esta saga nunca nos ha sido indiferente; no sabemos si podemos considerarnos fans “auténticos” de ella, en el sentido de que no conocemos al milímetro sus detalles ni coleccionamos la interminable serie de libros y cómics donde se han elaborado toda clase de historias paralelas, pero nuestra infancia estuvo definitivamente marcada por la primera trilogía y esperamos siempre con desmedido interés la llegada de cada entrega. De hecho, a diferencia de todos los ‘haters’ que abundan por ahí, no despreciamos la segunda serie, y “Revenge of the Sith” nos parece incluso bastante lograda.
 
De ese modo, en esta ocasión, cuando la pantalla se iluminó con las ya célebres letras que conforman la introducción de cada cinta, manifestamos abiertamente nuestro entusiasmo, tal y como lo hicieron varios de los que nos acompañaban en la misma función de prensa; pero, a diferencia de ellos, no aplaudimos ante la primera toma que muestra a Han Solo (Harrison Ford) y Chewbacca (Peter Mayhew), y no fue por falta de ganas, sino porque ya habíamos derramado algunas lágrimas al verla por primera vez en el tráiler que se lanzó durante la Convención de Star Wars de Anaheim efectuada en el pasado mes de julio. A pesar de que “The Force Awakens” mantuvo en el más celoso de lo más secretos los detalles de su trama y las circunstancias de sus personajes, los adelantos y los clips que se fueron presentando a lo largo del 2015 terminaron por lograr que los que estamos metidos en esto tuviéramos una idea más o menos desarrollada de lo que se vería inicialmente en la película.
 
star wars force awakens resena 2
Curiosamente, esto es justamente lo que pasa en toda la primera parte de la misma, donde asistimos a la transformación de un soldado de asalto (Finn, interpretado por John Boyega) que abandona las filas del Primer Orden (ex Imperio) tras ser testigo de unas atrocidades cada vez más similares a las del régimen nazi (no, no hay aquí una actualización más comprometedora), lo que lo lleva a conocer a dos personajes (la ‘chatarrera’ Rey, interpretada por Daisy Ridley, y el piloto espacial Poe Dameron, interpretado por Oscar Isaac) relacionados de un modo u otro a La Resistencia (ex Alianza Rebelde), lo que termina conduciéndolos inexorablemente al citado Han Solo y, finalmente, a Leia Organa (Carrie Fisher), antes princesa y ahora generala.
 
Como lo dice ya el letrero de apertura, el único que falta en la ecuación es el mítico Luke Skywalker, quien viene siendo buscado desde hace años no sólo por La Resistencia, sino también por el Primer Orden, y cuyo rostro no ha aparecido en ninguno de los videos de adelanto ni en los afiches, convirtiéndose en motivo de toda clase de especulaciones. Es justamente ahí donde empiezan las novedades de  “The Force Awakens”, plasmadas sobre todo en dos momentos absolutamente inesperados que no revelaremos porque arruinarían la experiencia, pese a que la Internet ofrece ahora mismo las respuestas mediante los comentarios de algunos que han visto el filme y que no tienen ninguna consideración por los que no lo han hecho.
 
Sea como sea, parece seguro decir que, por más impactantes que resulten, las revelaciones son particularmente melodramáticas y ‘telenoveleras’, lo que nos desconcertó un poco hasta que recordamos que ésa era justamente la tendencia entera de la saga original, aunque, en este caso, sentimos que no se prepara debidamente al espectador para ambos acontecimientos, lo que podría parecer extraño en un largometraje que dura 136 minutos pero que emplea a más personajes con perfiles interesantes de los que debería (el Poe de Isaac, por ejemplo, participa activamente en los primeros minutos hasta el punto de parecer el protagonista, pero desaparece luego casi por completo, mientras que Maz Kanata, la pirata espacial que usó de base a Lupita Nyong’o pero se plasmó a través de la técnica de captura del movimiento, cumple prácticamente una función de ‘cameo’).
 
star wars the force awakens daisy ridley john resena 3
En todo caso, las mismas revelaciones le dan un contrapunto altamente trágico a una historia que se encuentra particularmente marcada por el humor, hasta el punto de alcanzar a veces una ligereza que incomoda a quienes siguen pensando con justicia que “The Empire Strikes Back” es la mejor entrega de la serie, y llegando a cuotas que remiten a “Guardians of the Galaxy”, producción que se basó justamente en la primera trilogía. No está mal que algunos personajes sean realmente graciosos, como es el caso de la dinámica que se establece entre Solo y Chewbacca, y que va de la mano con sus antecedentes; pero sentimos que, en otros casos, se le pasó la mano al guión escrito por el también director J.J. Abrams al lado del veterano Lawrence Kasdan (coautor de los textos pertenecientes a las dos últimas entregas de la primera saga) y de Michael Ardnt (autor de la historia detrás de la excelente “Little Miss Sunshine”).
 
Esto afecta de algún modo al ya citado Kylo Ren, quien se encuentra muy lejos de ser un “malo chistoso“, pero cuyas acciones van a veces por ese lado, como cuando sufre de rabietas que lo llevan a destruir todo lo que tiene a su alrededor, mientras lo acercan peligrosamente a una versión del insuperable Darth Vader en plan 'emo' (es decir, algo semejante a lo que hizo Abrams con Kahn en "Stark Trek Into Darkness"). No nos convence tampoco la máscara que lleva ni mucho menos la voz apagada que se filtra por ella, y que se convierte incluso en objeto de una broma de verdad por parte de Dameron; pero le va mucho mejor cuando se le permite mostrar su rostro humano, porque Adam Driver es un gran actor, aunque sigue siendo difícil para nosotros verlo como un tipo temible, al menos de modo físico y directo.
 
Lo que ocurre con uno de los personajes principales es el riesgo mayor de “The Force Awakens”, así como uno que despertará sin duda polémica entre los fans debido al modo en que afectará los siguientes episodios; y también es importante destacar el modo en que se le brinda preponderancia a las mujeres, representadas sobre todo por Rey, quien se convierte en una figura esencial de la historia. No hay que pasar tampoco por alto la diversidad étnica de un reparto que le da cabida en los roles estelares a dos descendientes de africanos y a uno de latinos, aunque se haya tratado probablemente de una estrategia meticulosamente planeada por Disney.
 
star wars force awakens finn resena 4
Por otro lado, la trama apuesta por la falta de riesgo y por la apelación a la nostalgia a través de situaciones que homenajean directamente a la primera trilogía y que, en un caso específico, afectan la originalidad de la cinta, porque, a este punto, tener una nueva Estrella de la Muerte (por más mejorada y ampliada que sea) y hacer que ésta vuelva a transformarse en elemento esencial del desenlace resulta demasiado fácil y poco creativo.
 
Después de todo lo dicho, es necesario remarcar que Abrams, un declarado admirador de “Star Wars”, tenía varios retos por delante, y que el principal era tratar de reproducir el espíritu original de unas películas que no brillaban necesariamente por su complejidad narrativa; por ese lado, haberse salido demasiado del esquema y tratar de crear algo mucho más serio era probablemente un desafío que no se encontraba dispuesto a aceptar, sobre todo porque ésa fue justamente la aproximación tomada por George Lucas en las producciones de los 2000 que resultaron tan cuestionadas.
 
El área en la que Abrams sí cumple plenamente es la que corresponde estrictamente a la dirección, no sólo porque logra arrancarle a sus actores desempeños especialmente verosímiles para un relato tan alucinado como éste (nos gustó mucho lo logrado por Ridley, quien era nuestra duda mayor), sino porque su puesta en escena -increíblemente vistosa y detallada- es una de las mejores de toda la saga. Esto se traduce tanto en la elaboración de unas criaturas que no por digitales dejan de ser fascinantes (aunque BB-8, el encantador robot nuevo, es una máquina real dirigida a control remoto) como en los vibrantes combates espaciales y, por supuesto, en el duelo de espadas láser que se da en medio de un terreno nevado, filmado con un estilo de sofisticación inusual para la saga. Finalmente, sin ser la octava maravilla, el episodio 7 le abre las puertas a un futuro esperanzador… al menos en las salas de cine.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar