Reseñas de cine

Imprimir
Mar
03

Reseña de ZOOTOPIA

Escrito por Sergio Burstein

ZOOTOPIA resena 1

En la primera escena de “Zootopia”, se nos presenta a la protagonista Judy Hopps de niña, mientras vive en un pueblo ficticio (Bunnyburrow) y sueña con convertirse en una agente de la policía, pese a que su tamaño y su debilidad física, que no se incrementarán demasiado con el paso del tiempo (a fin de cuentas, es una coneja), hacen que su meta luzca imposible. Ese simple momento parece indicar que la nueva cinta de Disney tomará el camino predecible del respeto a las autoridades y de la importancia del esfuerzo personal para lograr todo lo que se quiere en la vida.

Pero poco a poco las cosas empiezan a cambiar, y si bien no adquieren nunca un tono abiertamente rebelde -estamos ante un título con clasificación general-, introducen numerosas alusiones al universo de los adultos que no se limitan a esos guiños a la cultura popular que se vienen dando en obras semejantes desde hace algunos años, sino que incluyen también temerarios comentarios sociales que no le gustarán a los que promueven el racismo ni las ideas intolerantes de un sujeto llamado Donald Trump.

Luego de superar las primeras trabas en el camino y de lograr ser admitida en el cuerpo policial, una Judy ya adulta (ahora con la voz de la poco conocida pero acertada Ginnifer Goodwin) se muda a la metrópolis de Zootopia, esperando encontrar allí una especie de paraíso en el que se de una convivencia perfecta entre todas las especies de animales; pero la realidad le demuestra de inmediato que la discriminación se encuentra a la orden del día en la inmensa urbe y que no se puede confiar en nadie, porque hasta los oprimidos no son necesariamente víctimas inocentes.

ZOOTOPIA resena 2

El asunto se complica todavía más cuando una serie de actos agresivos protagonizados por los depredadores, quienes se han integrado finalmente a la sociedad tras muchos años de segregación, genera un rechazo público que termina siendo secundado por las autoridades políticas y lleva incluso a Judy a difundir teorías cargadas de esa clase de prejuicios que le fueron inculcados desde su pueblo de origen (porque es una “small town girl”).

A estas alturas, es ya claro que “Zootopia” no es el filme conformista y conservador que muchos podrían esperar de una compañía como la del Ratón Miguelito, y que los depredadores representan de un modo u otro a los afroamericanos, los árabes o cualquier grupo que tenga que lidiar todavía con las actitudes negativas de la población mayoritaria en los Estados Unidos; por ese lado, se podría decir que aluden también a los inmigrantes mexicanos, aunque por alguna razón -incluyendo la falta de voces hispanas en su caso- sentimos que el asunto no va por ahí, pese a que los directores Byron Howard -“Tangled”- y Rich Moore -“Wreck-It Ralph”- se esmeraron en que sus depredadores no tuvieran rasgos que los identificaran de inmediato con etnias determinadas (no escuchan nunca hip-hop ni llevan turbantes, por ejemplo, del mismo modo en que no comen tacos).

En realidad, lo único que todo el mundo parece escuchar en este lugar es la plástica y anodina música de Gazelle, una estrella del pop que se parece a Lady Gaga pero cuya voz es interpretada por Shakira y que suelta de vez en cuando palabras en español mientras canta, pese a que no hay nada más en ella que recuerde a los latinos (de hecho, esta clase de criaturas son propias del Africa). Pese a que sus canciones se inscriben dentro de una línea extremadamente genérica, Gazelle saca la cara por los oprimidos durante una marcha de protesta, lo que resulta cuando menos gracioso, pero de manera involuntaria.

ZOOTOPIA resena 3

Por fortuna, hay muchos otros momentos que sí son intencionalmente divertidos y que complacerán por igual a audiencias de distintas edades, entre los que se pueden encontrar no sólo los constantes esfuerzos de Judy por tratar de convencer de su valor a Bogo, un jefe de policía que parece inspirado en el Capitán Dickson de Ice Cube y que cuenta con los poderosos aportes vocales de Idris Elba, sino también sus interacciones con otros habitantes de la pintoresca urbe, como los osos perezosos que atienden en el DMV, el roedor mafioso que recuerda de inmediato a Don Corleone y, por supuesto, el coprotagonista Nick Wilde (voz de Jason Bateman), un zorro estafador que se convierte en su mejor aliado pese a un contacto inicial poco prometedor.

Una historia de esta clase se hubiera encontrado probablemente muy bien servida por un estilo de animación tosco e irreverente, y en ese sentido, la escuela impecable y luminosa de los dibujos computarizados puede lucir excesiva; pero el cuidado puesto en ella y el acierto en la composición de las tomas no dejan nunca de llamar la atención, así como algunas decisiones atípicas para un título de esta clase, como la larguísima pero necesaria escena del DMV, destinada a hacernos sentir el tedio de la espera.

“Zootopia” no tiene la garra que hubiera tenido probablemente de haber sido hecha por manos independientes y, si se la compara demasiado con lo que pasa actualmente con los humanos, revela varias inconsistencias morales; pero su manufactura y su creatividad le brindan un aura artística muy particular (más allá de las canciones de Shakira, claro está). Además, el simple hecho de provenir de la empresa que proviene hará que cuente con una exhibición masiva y que todos los chicos quieran verla; y en momentos en los que cierto lunático de retórica hostil sigue lavando cerebros con el fin de llegar a la Casa Blanca, hacer que estos espectadores se sometan a un mensaje de respeto hacia los que lucen de modo distinto a ellos mientras ríen a carcajadas está lejos de ser una mala idea.

Por supuesto, se podría decir también que la película promueve igualmente la incorporación a las fuerzas policiales estadounidenses, es decir, un asunto que nos parece descabellado en vista de las barbaridades que vienen siendo cometidas por estos agentes; pero el guión de Jared Bush y Phil Johnston no parece sólo cuestionar en ciertos momentos el actuar de la misma policía -aunque lo hace de manera mucho más tímida de lo que nos hubiera gustado-, sino que emplea el mismo tema para darle a la cinta un aspecto de ‘buddy movie’ y y de ‘film noir’ que le saca un inesperado brillo a estas exitosas tradiciones del cine estadounidense.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar