Reseñas de cine

Imprimir
Sep
30

Reseña de LONG WAY NORTH

Escrito por Sergio Burstein

long way north resena 1

Ya sabemos que, en lo que respecta a las películas de animación, el mercado local se encuentra copado por producciones de las grandes compañías comerciales, entre las que tenemos que incluir a Pixar; pero eso no debe evitar que se le preste atención a trabajos de otras procedencias que, sin contar con los generosos recursos hollywoodenses, son capaces de ofrecer resultados ampliamente satisfactorios e incluso más complejos.

Ese es justamente el caso de “Long Way North” (“Tout en haut du monde”), un largometraje francés que se estrena hoy en salas de Nueva York y Los Ángeles y que podría haber sido fácilmente una cinta con actores de carne y hueso debido a la seriedad con la que se encarga del tema tratado y a la buena caracterización de sus personajes. Además, el director debutante Rémi Chayé evita la tentación de emplear la libertad que ofrece el formato para crear imágenes de lógica imposible, prefiriendo en lugar de ello aprovecharlas con el fin de desarrollar secuencias de espectacularidad natural que habrían requerido de un enorme presupuesto bajo otras condiciones.

Pese a su origen y al hecho de que su versión original se hizo en francés, los personajes de “Long Way North” son todos rusos, empezando por la protagonista Sasha, una adolescente de la aristocracia del siglo XIX que debe seguir supuestamente un camino predecible y casarse con el arrogante asesor del Zar, pero que se encuentra obsesionada con su abuelo, un legendario explorador que se perdió dos años atrás en medio de una misión destinada al Polo Norte. Sasha no es tonta y sabe que su abuelo no puede estar vivo, pero confía en que su majestuoso barco, el Davai, no se ha hundido, sino que permanece en algún lugar del Artico, por lo que decide simplemente ir a buscarlo.

long way north resena 2

Bueno, no tan “simplemente”, en realidad, porque luego de ver frustradas sus intenciones de ayuda por parte del gobierno de turno y de ser castigada por su padre debido a acusaciones de falta de respeto que no son ciertas, Sasha emprende el viaje por su cuenta, llegando a un puerto remoto del que es necesario partir si se quiere llegar al Polo Norte y teniendo que aceptar un trabajo como empleada de una taberna local que, en vista de su vida anterior, resulta de lo más complicado y humillante para ella. Pero lo mejor llega cuando consigue finalmente un navío y emprende una aventura de sabor profundamente clásico.

Claro que ese clasicismo se refiere al tono general de la historia y, por el lado más moderno, al hecho de que la animación se hizo básicamente a mano, con ciertos retoques digitales, porque en el lado narrativo, la propuesta es evidentemente feminista y cargada de empoderamiento. El guión de Claire Paoletti, Patricia Valeix y Fabrice de Costil deja en claro que, por más dinero que su familia tuviera, una mujer de esa época se encontraba invariablemente a la merced de los caprichos económicos de sus padres y era prácticamente considerada como un cero a la izquierda por los hombres en general.

Como ya lo hemos dicho, “Long Way North” no es un trabajo del ‘mainstream’ estadounidense, por lo que la fantasía no juega aquí ningún papel; en realidad, todo lo que presenta tiene un tono particularmente realista sin llegar a la crudeza, ya que, a fin de cuentas, estamos hablando de una cinta que mantiene un aspecto familiar (Sasha es una menor de edad, y a pesar de que provoca rechazo en algunos de los rudos marineros mercantiles que la acompañan en la travesía -ante la promesa de una generosa recompensa- y con los que debe compartir en algún momento una misma zona para dormir, no hay mención alguna a circunstancias de riesgo sexual).

Long Way North resena 3

Pero eso no es obstáculo para que todo lo que se ve se sienta completamente verosímil, es decir, algo que no ocurre necesariamente en obras de la misma tendencia; y si bien hay ciertas insinuaciones de romance entre la protagonista y un tripulante que, convenientemente, luce también muy joven -a diferencia de los hombres curtidos y barbudos que abundan en la misma embarcación-, el foco se encuentra puesto en la obtención de la meta, que alcanza su punto culminante cuando todos los personajes presentes se enfrentan cuerpo a cuerpo con unos atemorizantes y enormes glaciares que terminan siendo los villanos principales de la historia.

“Long Way North” entretiene y sorprende, pero sirve también para que le echemos una mirada de admiración a una época en la que quienes pretendían extender sus horizontes debían enfrentarse a toda clase de retos y de peligros recurriendo únicamente a las herramientas que tenían a la mano. Por ese lado, el simple hecho de ubicarse en las inmediaciones del Polo Norte marca ya una diferencia con las locaciones habituales de los dibujos animados, que buscan normalmente parajes mucho más coloridos y sobrenaturales.