Reseñas de cine

Imprimir
Oct
24

{En cartelera} IN A VALLEY OF VIOLENCE, un ‘western’ de serie B que entretiene más de lo esperado

Escrito por Sergio Burstein

in a valley of violence 1

Se acerca el Halloween, y curiosamente, las salas estadounidenses se encuentran particularmente desprovistas de títulos de terror, hasta el punto de que la única cinta que le pertenece de modo directo al género y que encontramos en exhibición general es “Ouija: Origin of Evil”. Y si bien el viernes pasado se lanzó una nueva película de Ti West, es necesario precisar que, en esta ocasión, el realizador oriundo de Delaware ha cambiado de rumbo.

Hasta el momento, West se ha hecho conocido por sus creativos filmes de espanto, entre los que figuran “The House of the Devil” (2009) -sobre una niñera que se enfrenta al peor trabajo de su vida-, “The Inkeepers” (2011) -sobre los empleados de un hotel embrujado- y “The Sacrament” (2013) -sobre un misterioso culto-; pero lo que ha lanzado ahora, “In a Valley of Violence”, es un ‘western’.

Pero no es un western necesariamente convencional, claro. Armado de su natural vocación para retomar estilos del pasado y subvertirlos, West presenta aquí un relato con tintes absurdos y una certera inclinación a la serie B que no le volará la cabeza a nadie, pero que, en medio de su sencillez y de su evidente falta de presupuesto, resulta sumamente entretenido, siempre y cuando no se esperen de él resultados memorables.

in a valley of violence 2El asunto entero se ve ayudado por un gran reparto en el que destacan Ethan Hawke como Paul -un viajero que atraviesa el desierto con su fiel perra Abbie y que, luego de llegar a un poblado típico del Viejo Oeste, se ve involuntariamente asediado por un pretencioso pistolero- y John Travolta como Clyde Martin –‘marshall’ del lugar y padre del pistolero-. Pero tampoco podemos dejar de lado a Taissa Farmiga, más encantadora que nunca como una joven mujer abandonada por su esposo que anhela abandonar lo más pronto posible lo que es a todas luces un pueblo de mierda (aunque no lo diga de ese modo).

Con un tono ‘tarantiniano’ que se revela desde los créditos iniciales, pero con la suficiente personalidad como para que lo que hace no resulte una copia, West trasciende la simple broma gracias a algunos giros ingeniosos de la trama, a unos personajes que pese a sus acciones excesivas siempre tienen algo interesante que decir, a una puesta en escena llamativa y, por supuesto, a un sentido del humor que hace que todo se vuelva digerible, incluso cuando el motivo de la cruenta venganza de Paul (porque sí, hay una venganza cruenta) no justifique la furia que desata sobre los pobladores del lugar. A fin de cuentas, sabe bien el spaghetti.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar