Reseñas de cine

Imprimir
Ene
05

Reseña de A MONSTER CALLS

Escrito por Sergio Burstein

AMC 1

Por lo general, Hollywood ha tomado todas las medidas posibles para que sus películas destinadas a un público infantil sean completamente inofensivas y no contengan ningún elemento que pueda causar alguna clase de perturbación en su audiencia objetiva. Curiosamente, esta regla no escrita se ha empezado a quebrar con las cintas animadas de Pixar, aunque sigue manteniéndose de un modo u otro en las producciones que se realizan con actores de carne y hueso.

No ocurre así con ”A Monster Calls”, una película que se encuentra ya en algunas salas estadounidenses pero que se extiende a nivel nacional a partir de este viernes y que, para empezar, ha sido dirigida por un español, J.A. Bayona, lo que le brinda desde el inicio algún tipo de sensibilidad europea, lo que tiene todavía más sentido cuando se sabe que es una coproducción entre Estados Unidos, Inglaterra y España, además de estar basada en una novela del mismo nombre escrita por el británico-americano Patrick Ness e inspirada a su vez en una idea de Siobhan Dowd, una literata inglesa que no pudo desarrollarla debido a la enfermedad fatal que interrumpió su existencia.

Sin embargo, bajo nuestro concepto, no hay aquí nada de lo que asustarse, porque tampoco se trata de que se hable de temas escabrosos ni de esa clase de situaciones terriblemente inusuales que merecen un tratamiento muy particular; a fin de cuentas, la trama habla específicamente de un niño (Conor, interpretado por Lewis MacDougall) que, ante el cáncer terminal que azota a su madre (Lizzie, encarnada por Felicity Jones) y el abuso que sufre en la escuela, entra en contacto con un mundo de fantasía que le permite lidiar de algún modo con sus problemas. No estamos, por lo tanto, ante una historia sórdida ni mucho menos perversa, aunque sí ante una que se aproxima a una profunda situación dramática raramente mostrada en un filme de su clase, sobre todo cuando todos los elementos presentes insinúan que el final no será necesariamente feliz.

AMC 2

Para encargarse de una propuesta semejante, era necesario contar no sólo con un guión sólido, que en este caso viene firmado por el mismo Ness, sino también encomendar el proyecto entero a un cineasta tan hábil en el manejo de historias fantasiosas como en el trato con los actores; en ese sentido, Bayona era el realizador ideal, porque ha sabido darle brillo emocional y visual a sus dos trabajos anteriores, “El Orfanato” (2007) y “The Impossible” (2012), pese a que el primero era un relato de terror y el segundo un ‘thriller’ de supervivencia inspirado en un caso real.

Además, en medio de unas diferencias de género que se prolongan en “A Monster Calls” -obra que podríamos definir como una fantasía alegórica, por falta de una mejor definición-, Bayona ha demostrado en todas sus creaciones de largo alcance hasta la fecha un marcado interés por las relaciones entre las madres y sus hijos, lo que lo hacía incluso más adepto para la presente faena, incluso cuando se considera que él mismo no escribe los guiones que filma (sus dos primeras cintas se desarrollaron sobre la base de los textos del también español Sergio G. Sánchez, quien de hecho fue el que leyó la novela de Ness y le recomendó la adaptación a Bayona).

El realizador ha probado también ser muy bueno para trabajar con niños, y esta no es la excepción, ya que logra arrancarle una actuación excepcional a MacDougall, un adolescente escocés que hizo su debut en la ingratamente recibida ”Pan” (2015), pero que en este caso resulta absolutamente convincente como el jovencito que, en vista de las circunstancias que lo rodean, atraviesa toda clase de emociones intensas, desde el sometimiento y la resignación hasta la rebeldía y la ira.

AMC 3

Lo interesante es que lo que pudo ser un relato completamente realista adopta frecuentemente atmósferas de lo más alucinadas debido a la irrupción del monstruo que le da nombre a la obra, y que además de ser una criatura enorme y de aspecto impresionante que no resulta necesariamente repulsiva (su conexión con la Naturaleza y, más específicamente, con un árbol resulta esencial), es presentada como una efectiva creación digital para la que se tomó muy en cuenta la interpretación hecha por el reconocido Liam Neeson, lo que significa entre otras cosas que no cuenta solo con la particular voz del aludido, sino también con elementos de su personalidad que son curiosamente reconocibles.

Este monstruo y todo lo que lo involucra en términos de desplazamiento y de interacciones con el niño no son las únicas maravillas visuales del filme: en un gesto de creatividad particularmente bienvenido, Bayona decidió que los cuentos que la criatura enuncia para darle lecciones de vida a Conor sean mostrados a través de un fascinante estilo de animación que cuenta con personalidad propia y que va muy bien de la mano con unas historias que rechazan intencionalmente los moldes morales simplistas de la vieja escuela de Disney, asumiendo de paso y sin temores tonalidades bastante siniestras.

Tampoco hay que dejar de lado a Jones, quien, para ser sinceros, no nos deslumbró demasiado como actriz en la reciente “Rogue One: A Star Wars Story”, pero que aquí brilla en todo sentido como la mujer un tanto sobreprotectora pero sensible que trata de evitar el sufrimiento de su hijo mientras le otorga el don de admirar películas como la “King Kong” original, así como de entender que no todo lo que luce atemorizante lo es en realidad, incluyendo a su abuela, interpretada por la siempre impecable Sigourney Weaver. No esperes salir de la sala con los ojos secos, aunque, en este caso, las lágrimas serán bien ganadas, y no provendrán de manipulaciones burdas como las del desastroso vehículo reciente para Will Smith, “Collateral Beauty”, que nos negamos a reseñar.