Reseñas de cine

Imprimir
Feb
16

{En cartelera} LAND OF MINE, un lado distinto de la Historia (y de los nazis)

Escrito por Sergio Burstein

land of mine 1

Debido a las numerosas y muy bien documentadas barbaridades que cometieron a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, los soldados alemanes de esa época han sido presentados con justicia como entidades monstruosas en incontables producciones cinematográficas y televisivas. Pero como suele ocurrir en casos semejantes, ésa es solamente una parte de la historia.

Y eso es lo que quiere probar “Land of Mine” (“Under sandet”), un título danés que logró colarse entre las cinco propuestas nominadas a la Mejor Película Extranjera del Oscar, y que se basa en la historia real de los dos mil militares que fueron obligados a desenterrar y desactivar los dos millones de minas que otros representantes de su país habían plantado en la frontera con Dinamarca ante la eventualidad de una invasión de los aliados que nunca se dio.

En lugar de mostrar a nazis despiadados que pagan sus culpas a la usanza de la “Inglourious Basterds” de Tarantino, el director y guionista Martin Zandvliet se centra en un grupo particularmente joven e inocente de reclutas germanos que no parecen haber participado directamente en las atrocidades dictadas por Hitler y que, pese a ello, son forzados a desempeñar una tarea descomunal y altamente peligrosa que, según las cifras disponibles, hizo que cerca de la mitad de todos ellos fallecieran o quedaran seriamente mutilados, lo que califica como un crimen de guerra.

land of mine 2Carl Leopold Rasmussen (Roland Møller) es el severo sargento danés que se encuentra a cargo de estos prisioneros -eso es lo que son-, y aunque odia profundamente a los nazis y trata a los mismos muchachos de manera consecuente, se da pronto cuenta de que se trata prácticamente de niños a los que no habría que exponer de manera tan bárbara a la muerte. Por fortuna, Zandvliet trata permanentemente de no caer en el sentimentalismo barato (aunque no siempre lo logra), y el simple hecho de que todo se desarrolle en una playa y al lado del mar -es decir, un ambiente idílico en otras circunstancias- le da al asunto entero un aire surrealista, sobre todo cuando se opone a las escenas relacionadas a las explosiones accidentales y a sus siempre nefastas consecuencias.

Al alternar la perspectiva de Rasmussen y la de los reclutas, y con el respaldo de actuaciones de mucho nivel, “Land of Mine” logra conmover por las razones adecuadas, aunque hay momentos de manipulación bastante descarados y nosotros no terminamos de creer en la inocencia absoluta de estos adolescentes, quienes al ser retratados en la intimidad de la barraca donde duermen, no hablan nunca de los hechos del pasado inmediato, no buscan justificación alguna para lo ocurrido ni, mucho menos, sueltan algún insulto racial o cultural, lo que puede haber sido designado de ese modo para no salirse del tema de la supervivencia, pero le quita complejidad al mensaje.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar