Reseñas de cine

Imprimir
Abr
12

Reseña de GRADUATION

Escrito por Sergio Burstein

Graduation 3

Esta película podría ser descrita por algunos como un drama de familia, pero por más de una razón, la definición nos parece insuficiente; y no sólo porque la misma parece remitir a un género limitado cuando estamos ante una cinta de implicaciones mucho más complejas y significativas, sino también porque se trata de una producción rumana con una sensibilidad muy particular.

Vale también la pena notar que, en medio de una elaboración narrativa que tenía el riesgo de hacer que todo se volviera sumamente pesado, la historia contada en “Graduation”, que se extiende por 127 minutos, resulta tan interesante que no es posible despegar los ojos de ella, lo que constituye una virtud nunca garantizada en un filme de tendencia artística y, además de todo, de procedencia europea.

Pero claro, esto no surgió de la nada, sino que es una creación de Cristian Mungiu, el realizador que se llevó la Palma de Oro en Cannes con la soberbia “4 Months, 3 Weeks and 2 Days” (2007) y que, con este estupendo filme, vuelve a probar la importancia de desarrollar un guión de gran nivel para obtener resultados superlativos, mientras mantiene su tendencia a implementar relatos directos, accesibles y tan astutos que no se ven perjudicados por ser exhibidos a través de una puesta en escena funcional y carente de pretensiones.

GRADUATION 1

El inicio es ya sugestivo, porque muestra una pedrada que rompe una ventana en la residencia de un matrimonio con una hija de 18 años, marcando de esa manera la irrupción de una situación de peligro que se incrementará considerablemente minutos después, cuando el hombre de la casa, Romeo (Adrian Titieni), que es también el protagonista, descubre que Eliza (María Dragus), la hija a la que acaba de dejar cerca de su escuela, ha sido asaltada por un delincuente armado con un cuchillo.

Nos enteramos de esto a través del mismo Romeo, porque como lo notamos al escribir esta reseña, todo está contado desde su perspectiva, lo que significa que los demás personajes no aparecen nunca fuera de su campo de acción y son desarrollados a partir de su mirada y de sus acciones, es decir, una estrategia que incrementa el realismo y nos mantiene intrigados cuando las cosas se complican y empiezan a virar hacia los terrenos del ‘thriller’.

Y es que en su afán porque la traumatizada Eliza pase con notas excelentes unos exámenes que le darían la oportunidad de estudiar en una universidad de Londres y alejarse de ese modo de la evidente inseguridad que se vive en este pueblo, Romeo, dueño de una reputación supuestamente intachable, empieza a comprometer más y más unos principios de conducta que en realidad no defiende de manera tan enfática, como lo percibimos también al principio, debido a que la escena en la que se entera de la agresión contra su hija lo tiene en la cama de su joven amante, Sandra (Malina Madovici), una atractiva madre soltera que trabaja como maestra.

Graduation 4

El hecho de que un tipo mayor y no precisamente guapo esté con una mujer así es para nosotros un misterio, aunque Romeo no es tampoco un ciudadano cualquiera, sino un reconocido cirujano. Sin embargo, al darle al protagonista un aspecto semejante, los productores de la cinta demuestran su inconformidad con los moldes hollywoodenses y, de paso, acercan más al espectador a su universo, sobre todo porque, sin querer contar demasiado, resulta razonable adelantar que esto no adoptará la ruta del crimen puro y directo, aunque hay por ahí una pelea breve e improvisada que no califica ni siquiera como escena de acción.

En ese sentido, pese a que hay aquí más de un misterio que descubrir y hasta una investigación policial (¿quién atacó a la muchacha a plena luz del día y en un lugar público? ¿Quién tiró la piedra?), el tono se siente mucho más cercano a Ashgar Farhadi (“A Separation”, “The Salesman”) que a Alfred Hitchcock, cuando se toma en cuenta que mantiene el interés a través de situaciones cotidianas y dilemas morales que no requieren de condiciones totalmente extremas para salir a la luz.

En este caso, nadie es forzado a asesinar a alguien o a robar dispositivos nucleares bajo el implacable chantaje de una organización internacional de mafiosos, como sucede curiosamente en la nueva “The Fate of the Furious”, que es la contraparte perfecta del título reseñado; pero faltar a las reglas que uno mismo se ha puesto en la sociedad por razones que no son de vida o muerte puede terminar afectando a un gran número de personas, y ése es un drama del que nadie se encuentra libre, aunque no termine retratado en una producción cinematográfica.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar