Reseñas de cine

Imprimir
May
12

Reseña de ALIEN: COVENANT

Escrito por Sergio Burstein

alien covenant carmen 1

No hay nada nuevo bajo el sol, y tampoco en los confines de nuestra galaxia. Esto es algo que parece quedar claro en “Alien: Covenant”, la nueva entrega de una de las franquicias más exitosas en toda la historia del cine de terror, y que a pesar de encontrarse bajo la dirección del ‘papá de los pollitos’ (¿o habría que decir ‘de los monstruitos’?) Ridley Scott, no presenta algo realmente original, aunque se trata de un filme muy bien hecho que debería ser ampliamente disfrutado por los incontables fans de la serie en el mundo entero.

En su primera parte, esta cinta, que pese a su nombre es una secuela directa de “Prometheus" (2014), el ‘spin-off’ de “Alien” que fue dirigido por el mismo Scott, parece ser incluso un ‘remake’ involuntario de la misma “Prometheus”, porque presenta una trama demasiado parecida a la de su antecesora y hasta algunas situaciones que parecen haber sido simplemente calcadas de la misma; sin embargo, poco a poco, el asunto va tomando su propio rumbo y demostrando virtudes mayores que las del pasado reciente, sin librarse por ello de momentos innecesariamente confusos y, sobre todo, sin intentar darle coherencia al planteamiento de una nueva mitología que pretende ser arriesgada y profundamente existencialista, pero que suena pretenciosa y hasta insinúa indeseados anhelos de ‘reboot’.

Al comienzo, parece que los trámites van a ir por un lado más masivo, ya que la nave que se muestra tiene a bordo a siete mil colonos terrestres en medio de un viaje de siete años con destino a un planeta remoto. Pero una vez que la nave, llamada Covenant, llega a las inmediaciones del lugar, los módulos auxiliares transportan a un grupo reducido hasta la superficie y lo colocan en plan de exploradores, con lo que la trama adopta de manera cercana la ruta planteada en la primera “Alien” y en “Prometheus”.

alien covenant 2

“Prometheus” era una cinta que, a pesar de tener varios elementos de interés, lucía un tanto caricaturesca en el plano de los personajes; en ese sentido, “Covenant” resulta mucho más desarrollada, lo que tiene probablemente que ver con el hecho de que cuenta con escritores completamente distintos, entre los que destaca John Logan, quien tiene a sus espaldas créditos tan importantes como los guiones de “Gladiator”, “The Aviator”, “Rango” y “Hugo” (el menos conocido Dante Harper figura como coguionista, mientras que se le otorga créditos de ‘historia’ a Jack Paglen y Michael Green, quienes trabajaron originalmente en los textos, pero cuyos aportes posteriores no terminaron de convencer al estudio).

Eso no quiere decir que el desempeño de los actores y de sus respectivos personajes sea ahora soberbio, sobre todo porque, dentro del grupo que pisa el planeta -y que es definitivamente el protagónico-, no son muchos los que destacan; basta con fijarse en dos viejos conocidos nuestros, Danny McBride (“Pineapple Express”, “This is the End”), quien ve severamente limitadas sus habilidades cómicas aunque hace una que otra broma por ahí y sí, dice alguna mala palabra, y Demián Bichir (el talentoso mexicano nominado a un Oscar), quien pasa prácticamente desapercibido, hasta el punto de que nunca sospechamos que el jefe de seguridad que encarna fuera ‘gay’, como lo ha declarado el aludido en sus entrevistas.

Afortunadamente, le va mucho mejor a Michael Fassbender, quien además de ser uno de los mejores intérpretes de su generación, vuelve a la saga para ponerse en la piel no de una, sino de dos figuras: el nuevo androide Walter y el ya conocido David, dueño ahora de rasgos mucho más inquietantes. Algunos de los mejores momentos dramáticos de la cinta tienen que ver con los encuentros en privado de los dos robots, entre los que destaca una increíble lección de flauta, y que no dependen sólo del guión, sino también de la inspirada puesta en escena de Scott, quien, por si no lo recuerdan, es el maestro que le dio también vida a títulos tan célebres como “Blade Runner”, “Thelma & Louise”, “Gladiator” y “American Gangster”.

alien covenant 3

Tampoco está nada mal Katherine Waterstone, quien nos deslumbró ya en “Inherent Vice” como la ex novia de Joaquin Phoenix, pero que aquí luce primero sumamente vulnerable tras una pérdida cercana y que, con el transcurso del metraje, va adquiriendo un valor y una capacidad física que la convierten en una respetable sucesora de la Ripley inmortalizada por Sigourney Weaver.

Y es que, por supuesto, Scott no es solo apto para las secuencias íntimas, sino que, a sus 79 años de edad, demuestra tener todavía el ímpetu suficiente como para elaborar grandes escenas de acción, generar suspenso y, gracias a Dios, impactarnos con zarpazos precisos de ‘gore’, los mismos que se toman el tiempo necesario para llegar pero que, una vez desatados, no dejan pecho sin estallar, si se nos permite la sangrienta figura.

Lo que puede ser un motivo mayor de desacuerdo es la exhibición de las criaturas. En realidad, si viste “Prometheus” (ya la viste, ¿verdad?) y quedaste entusiasmado con su toma final, podrás imaginar por dónde va la cosa; pero si insistes en que tu dosis de “Alien” se limite a tener efectos prácticos, la decepción será mayúscula, ya que esta entrega es particularmente generosa en el empleo de la CGI. Por ese lado, nosotros mismos, que solemos ser de lo más ‘retro’, no tenemos queja alguna. Finalmente, poder ver en la pantalla grande un nuevo episodio de esta franquicia en manos de su creador es un lujo que no podemos agradecer simplemente con palabras.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar