Reseñas de cine

Imprimir
May
26

Reseña de PIRATES OF THE CARIBBEAN: DEAD MEN TELL NO TALES

Escrito por Sergio Burstein

Dead Men 1

Debo confesar algo: pese a que he visto probablemente todas las películas de la saga cinematográfica de “Pirates of the Caribbean”, no recuerdo casi nada de lo que pasaba en ellas. Si leyera un poco sobre cada una para refrescar los sesos, es probable que esto cambiaría; pero lo que estoy tratando de decir es que, para mí, la saga entera ha sido altamente intrascendente, incluso cuando se ha encontrado en las manos de un director tan competente como Gore Verbinski.

En estas circunstancias, asistir a una función adelantada de la quinta entrega de la serie, “Dead Men Tell No Tales”, estuvo lejos de ser un gran motivo de alegría, aunque no tener expectativa alguna sobre algo hace normalmente que se pueda disfrutar del asunto de mejor modo, como ocurrió de hecho con este filme, o al menos con la primera parte del mismo, que me encontró impresionado con sus escenas de acción y entretenido con su sentido del humor.

A fin de cuentas, Johnny Depp sigue siendo Johnny Depp, y verlo en el papel de Jack Sparrow, este pirata borrachín, irreverente y carismático, es siempre un placer, sobre todo cuando aparece involucrado en situaciones ridículas pero hilarantes como la que lo muestra aquí cuando es descubierto por unos representantes de la ley mientras despierta en medio de una bóveda llena de dinero, al lado de su infaltable botella de licor y de una agradecida mujer que resulta ser la esposa de una de las autoridades locales.

Dead Men 2

Inmediatamente después de este hallazgo, los soldados implementan todos los esfuerzos que se encuentran en sus manos para capturarlo, pero el hombre cuenta no sólo con un fiel grupo de secuaces que lo arrastran con todo y caja fuerte a través de las calles del pueblo, sino también con su propia habilidad y buena suerte para librarse de la muerte, aunque yo no pude evitar imaginarme lo terrible que sería lidiar con una situación semejante estando con una resaca fenomenal.

Además del carisma de Depp, esta secuencia introductoria sirve para notar el talento visual de Joachim Rønning y Espen Sandberg, un dúo de directores noruegos que debuta en la serie basada en una atracción de Disney, pero que había llamado ya la atención internacional con “Kon-Tiki", un trepidante drama histórico -inspirado en la expedición acuática más importante del explorador Thor Heyerdahl- que fue nominado a un Oscar. Curiosamente, lo que contamos al inicio de este párrafo es una secuencia terrestre con alusiones a las aventuras de El Zorro; pero se encuentra muy bien filmada, y posee incluso momentos de ‘slapstick’ definitivamente cómicos.

Claro que Rønning y Sandberg no tienen que esperar mucho para echarse a navegar, porque la mayor parte del relato se desarrolla entre las olas; y es justamente ahí donde empiezan los problemas. No de inmediato, porque la primera aparición del barco fantasma comandado por el capitán Armando Salazar (Javier Bardem) es bastante impresionante, y además de demostrar que el actor español es capaz de lucir de modo convincente como un fantasma espeluznante, deja en claro que tanto él como su tripulación se toman las cosas en serio en el apartado de la maldad.

Dead Men 3

Nuestras quejas empiezan inmediatamente después, una vez que Salazar inicia su venganza sobre Sparrow, quien, como se exhibe a través de un largo y elaborado 'flashback’ cuyo mérito mayor es el empleo de CGI para rejuvenecer a Depp (de un modo menos convincente que el que se dio con Kurt Russell en “Guardians of the Galaxy, Vol. 2”), es responsable directo de su condición de espectro. En ese momento, la película empieza paulatinamente a perder la brújula.

Y lo hace con un empeño cada vez mayor en los excesos injustificados, partiendo de un ataque de tiburones zombi que no nos desagrada, pero que parece mucho más propio de un título de serie B que de una superproducción como ésta, y llegando a un desenlace confuso que se desarrolla en las profundidades de un mar partido (sí, a lo Moisés) mientras recurre a giros y soluciones que se sienten ilógicas hasta para una obra tan dada a la fantasía como ésta.

Hay tramas paralelas, por supuesto, como la que le corresponde a Henry Turner (Brenton Thwaites), un joven y atractivo marinero obsesionado con quebrar una predecible maldición, y la que tiene como centro a Carina Smyth (Kaya Scodelario), una joven y atractiva astrónoma que, al menos, tiene una meta más progresista, porque lucha contra la discriminación hacia las mujeres y la prohibición de estudios universitarios para su género mientras trata de apoderarse del aterrador tridente de Poseidón que se encuentra en manos de Salazar.

Dead Men 4

No quiero revelar mucho de lo que pasa entre ellos -y no necesariamente en lo que respecta al aspecto romántico, naturalmente garantizado-, pero sí me atrevo a adelantar que, por obra y gracia del guión de Jeff Nathanson, termina relacionándose por separado a unos ‘daddy issues’ que no sorprenden en una franquicia como la de “Star Wars”, pero que ya se vieron recientemente en ”Guardians of the Galaxy, Vol. 2” y que, a estas alturas, empiezan a lucir como un gancho demasiado conveniente.

De ese modo, y a pesar de que su reparto es claramente talentoso (tener frente a frente a actores como Bardem y Geoffrey Rush, quien vuele a ponerse en la piel del capitán Hector Barbossa, es algo digno de verse), “Dead Men Tell No Tales" falla sobre todo porque el cuento que nos narra no es muy bueno, lo que termina por colocar en el banquillo de los acusados a Nathanson, quien fue confirmado recientemente como guionista de la versión en carne y hueso de “Lion King”. Ojalá que los productores le exijan ahora un texto más coherente.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar