Reseñas de cine

Imprimir
Jun
09

{Estrenos} IT COMES AT NIGHT, una historia apocalíptica impresionante y devastadora

Escrito por Sergio Burstein

ICAN 1

Estamos en tiempos saludables para el terror, y no nos referimos al hecho de tener a un presidente como Trump y a los incesantes ataques de los extremistas de otro credo, sino a lo que viene ocurriendo con el género cinematográfico del espanto a nivel independiente, que en los últimos meses nos ha brindado joyitas de los quilates de “The Witch”, “Raw” y “Get Out".

“It Comes at Night" es no sólo un nuevo agregado para esta afortunada lista, sino uno que ha despertado el entusiasmo absoluto de muchos críticos, quienes han llegado a calificarla incluso de obra maestra. A pesar del aprecio particular que sentimos por esta escuela, nosotros no sentimos la misma devoción; pero eso no quiere decir que no la recomendemos efusivamente a cualquier fan del miedo ni que no la hayamos disfrutado.

Bueno, ‘disfrutar’ es probablemente un término inadecuado para una cinta como ésta, increíblemente cargada de tensión y con momentos francamente devastadores que, en consonancia con su propuesta, no desembocan en un camino de esperanza. Pero el segundo largometraje como director y guionista de Trey Edward Shults, creador de la impactante “Keisha” (que era más bien un drama familiar retorcido), posee una puesta en escena absolutamente cautivadora, una banda sonora insuperable y algunos personajes dignos de respeto, aunque no podamos confiar en ellos ni sepamos nunca de lo que son capaces.

ICAN 2

El asunto es que ninguno de ellos parece ser malvado, empezando por Paul (Joel Edgerton), el padre de familia que mantiene a su esposa Sarah (Carmen Ejogo) y a su hijo adolescente Travis (Kelvin Harrison Jr.) prácticamente encerrados en una casa campestre debido a lo que es a todas luces una situación apocalíptica indeterminada; lo único que llegamos a saber es que existe aparentemente una epidemia letal y extremadamente contagiosa, reflejada de algún modo en la reproducción de “El triunfo de la muerte", la espeluznante pintura medieval inspirada en la Peste Negra, que se encuentra en la habitación de Travis.

Shults insiste en darnos explicaciones a medias y en insinuar giros narrativos que no llegan a darse, lo que desconcertará sin duda a los amantes del horror apegado al ‘mainstream’. Eso no es lo que frena nuestro entusiasmo, porque refuerza el sentido de desesperación, de misterio y de claustrofobia al interior de un relato que se desarrolla mayormente en una sola locación y con seis personas: el clan de Paul, que parece arreglárselas de lo más bien pese a las dificultades y a un duro incidente inicial que insinúa el advenimiento de cosas peores, y el de los recién llegados, es decir, Will (Christopher Abbott), su esposa Kim (Riley Keough) y el pequeño Andrew (Griffin Robert Faulkner), quienes son recibidos en esta casa prácticamente a regañadientes y con la condición de compartir los alimentos que han almacenado en otro lugar.

En realidad, nuestro único reparo mayor (el menor se refiere al excesivo uso de las pesadillas) se encuentra en el área de la originalidad, ya que si bien tratamos de quitarnos esta idea de la cabeza mientras veíamos el filme -a fin de cuentas, esto ha venido antecedido de una reputación impresionante-, sentimos en todo momento que la premisa le debía demasiado a la serie televisiva “The Walking Dead”, que coloca igualmente a personas comunes y corrientes, y sin ánimos originales de dañar a nadie, bajo condiciones que las llevan a salirse de sus cabales. Claro que, en este caso, no tenemos a zombis deambulando por ahí; y hubiera sido posible encontrar una peor inspiración.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar