Reseñas de cine

Imprimir
Jul
21

Reseña de VALERIAN AND THE CITY OF A THOUSAND PLANETS

Escrito por Sergio Burstein

Valerian 1

Tras el éxito reciente de las dos cintas de “Guardians of the Galaxy” y el regreso en forma de las historias relacionadas a “Star Wars”, el territorio cinematográfico de las ‘space operas’ se encuentra muy bien atendido, hasta el punto de que cualquier producción distinta a esas sagas sufrirá de inevitables comparaciones.

Pero hay que precisar que “Valerian and the City of a Thousand Planets”, la nueva película perteneciente a este subgénero, se basa de manera bastante fiel en unos cómics franceses que se empezaron a publicar hace 50 años, es decir, una década antes de que se lanzara la entrega inicial de Lucas. Las historietas, tituladas “Valerian y Laureline”, son inmensamente populares en su país de origen pero prácticamente desconocidas en otras latitudes, aunque yo tuve oportunidad de acceder a ellas al estudiar en una escuela franco-peruana.

En todo caso, como ya no hay nada nuevo bajo nuestro sol -ni bajo el de otras galaxias-, lo importante en este caso es saber si la actual adaptación fílmica ofrece algo mínimamente novedoso en términos de historia y de puesta en escena; y yo considero que sí lo hace, aunque poder disfrutar de sus resultados dependerá en gran medida de lo que se sienta ante el estilo desmedido de Luc Besson, el director y guionista galo que realizó anteriormente títulos tan discutidos como “Léon: The Professional”, “Nikita” y “The Fith Element”.

Valerian 2

Para ser claro, me costó un poco acostumbrarme a lo que se presentaba ante mí durante una función de prensa sometida al formato de 3D, sobre todo porque sigo sin aceptar del todo el uso masivo de la CGI (animación digital) en trabajos con actores de carne y hueso. Pero una vez que logré meterme de lleno en el complejo universo visual creado por Besson, entendí la lógica de sus decisiones estéticas y fui capaz de dejarme llevar por sus locuras artificiales, que son ciertamente impresionantes.

En el plano argumental, el asunto es simple: en el siglo 28, Valerian (Dane DeHann) y Laureline (Cara Delevingne), una pareja tanto sentimental como de trabajo -son agentes de un gobierno humano intergaláctico-, se enfrenta a un caso que puede poner en riesgo la convivencia armoniosa de muchas civilizaciones. No hay nada complejo por aquí, y habrá incluso quienes acusen al guión por su falta de vuelo, cuando lo cierto es que haber recurrido a una trama menos sencilla hubiera enredado demasiado las cosas en una cinta que se encuentra cargada de información visual.

Como ya lo hemos insinuado, esa misma información visual puede llegar a ser abrumadora; pero si se tiene la mente abierta a elementos propios de la cultura popular y se ha crecido con la explosión de los videojuegos, será posible disfrutar sin problemas de una propuesta claramente ambiciosa en la que resulta evidente la dedicación de Besson en lo que respecta a un proyecto que le tomó cinco años completos y que, en sus palabras, le permitió lograr lo que no había logrado en “The Fifth Element”, incluso cuando cae en detalles que remiten invariablemente a la “Avatar” de James Cameron.

Valerian 3

Más allá de los enfrentamientos y de los numerosos artilugios que se emplean para resolverlos (entre naves, pistolas y aparatos futuristas), Besson acude a los avances de la tecnología para fabricar bromas visuales de lo más efectivas, como la que involucra a un monstruo insertado en una acción inspirada por los dibujos animados de Looney Tunes y, por supuesto, la maravillosa escena en la que la monumental Rihanna hace un baile privado para Valerian mientras va cambiando de posiciones y de atuendos. No hay que olvidar que el personaje de la cantante, Bubble, es una criatura capaz de alterar a voluntad su forma que se define como una “inmigrante ilegal”, lo que le abre la puerta a comentarios políticos de todo tipo.

Eso no quiere decir que “Valerian” sea la joya que pretende ser. Como lo habrán ya notado, su título elimina al personaje femenino presente en el nombre de los cómics originales, lo que resulta curioso en vista de que ella sigue teniendo una presencia relevante y de que, durante la entrevista que nos concedió, DeHann afirmó que Laurine termina siendo siempre la voz de la razón. Pero eso no significa que la bella Delevingne ofrezca una gran actuación; de hecho, no estamos ni siquiera seguros de que tenga una gran química con DeHann, que por su parte es de lo más simpático.

De todos modos, la relación entre los dos es interesante, fuera de la pobreza de algunos de los diálogos; y además del tema planteado por el personaje de Rihanna, hay aquí una serie de mensajes progresistas dignos de atención, como los que aluden a las responsabilidades que deberían tener los países y las corporaciones que afectan con sus acciones a poblaciones inocentes, sumados a los que proclaman la necesidad de encontrar una paz estable entre diferentes colectividades. A fin de cuentas, no todo en “Valerian” es un simple manjar visual.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar