Reseñas de cine

Imprimir
Ago
03

Reseña de THE DARK TOWER

Escrito por Sergio Burstein

Dark Tower 1

Todo parece indicar que, si eres un fanático -o al menos un conocedor medianamente esmerado- de la saga literaria de “The Dark Tower” y escribes sobre cine, odias a rabiar la versión cinematográfica del asunto que se estrena el día de hoy, como lo demostrarían las críticas ampliamente negativas que vienen circulando en los medios digitales donde se le da cabida a esta clase de comentarios.

En mi caso, pese a que leí durante la adolescencia algunos libros de Stephen King, no estaba muy familiarizado con una serie que, como me entero ahora, ha alcanzado los ocho volúmenes, por lo que me resulta imposible juzgar si el filme le hace o no honor a las páginas originales; pero me pareció claro desde el inicio que se había introducido al menos un cambio importante para volver esto accesible al mayor número de espectadores, al colocar como protagonista a un niño cuando sabíamos que la estrella de los relatos escritos es un pistolero encargado de proteger un universo ficticio de fuerzas malignas.

Lo que sucede, como sé igualmente tras una breve búsqueda, es que esto es una secuela de las novelas, lo que me colocaría en una posición extremadamente difícil como espectador si es que no hubiera leído además que el guión de Akiva Goldsman, Jeff Pinkner, Anders Thomas Jensen y Nikolaj Arcel (sí, son demasiados) apela sin ton ni son a elementos y situaciones presentes en los distintos volúmenes, con el fin de darle cierta coherencia a una trama que no es incomprensible como se ha dicho en otros lados, pero que se siente ciertamente incompleta y acumulativa.

the dark tower 2

Para ser sinceros, en medio de nuestra infinita ignorancia, disfrutamos la primera parte de la película, en la que se nos presenta a Jake Chambers (Tom Taylor), el chico de 11 años que no ha superado la muerte de su padre, que tiene un padrastro terrible (quizás demasiado) y cuyas visiones sobre el pistolero Roland Deschain (Idris Elba) y su archienemigo Walter Padick (Matthew McConaughey) son consideradas naturalmente como síntomas de un marcado desarreglo mental -y no como pruebas de su conexión con otra dimensión-. Pese a su juventud, Taylor nos parece un actor competente con el que uno se puede además identificar.

Pero intuimos ya en esos momentos que había algo malo por aquí cuando vimos a Elba por primera vez y lo sentimos lejos, muy lejos de lo que ha demostrado en roles tan logrados como los que tuvo en “The Wire” y “Beasts of No Nation”. Tampoco sentimos que tuviera química con Taylor, pese a que el término suele emplearse para referirse a quienes hacen de parejas sentimentales.

Nos decepcionó mucho menos McConaughey, plenamente convincente como villano, responsable del poco humor al que se recurre y hasta brillante durante la aterradora escena en la que pone a la mamá de Jake (Katheryn Winnick) a su merced; y si bien el ritmo no logra ser trepidante, la extensión razonable del metraje (dura 95 minutos y no 2 horas y media como esperábamos) hace que los trámites sean tolerables.

the dark tower matthew mcconaughey

Sin embargo, para mí, lo menos llamativo de esta producción es su puesta en escena, lo que resulta particularmente doloroso porque el director es el ya citado Arcel, quien se encargara antes de “A Royal Affair” (2012), un título de época con enorme vuelo visual. Esta no es una aventura de superhéroes, de espías o de expertos en artes marciales, por lo que no había que esperar grandes coreografías y darle en cambio oportunidad al desarrollo del drama; pero las escenas de acción son de una pobreza visual desconcertante, incluso cuando intentan seguir las reglas del ‘western’, un género inherente a la narrativa planteada por King. En este plano, la falta de un presupuesto considerable parece haber jugado un papel decisivo, extendiéndose a los aspectos de las criaturas monstruosas, que dejan mucho que desear. 

Por otro lado, la cinta ha sido acusada de falta de sensibilidad emocional, algo que, curiosamente, no nos disgustó, porque la frialdad que adopta en cierto momento evita que caiga en la cursilería en que podría haber incurrido debido a las tragedias que han atravesado sus personajes principales. En todo caso, para los fans, la espera se prolongó por 10 años, y cuando se sabe que los directores alguna vez asignados fueron J.J. Abrams y Ron Howard, la frustración se hace plenamente comprensible.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar