Reseñas de cine

Imprimir
Sep
13

Reseña de MOTHER!

Escrito por Sergio Burstein

mother 2

Si has visto algunas de sus películas (y estoy seguro de que lo has hecho cuando te estás dignando a leer esto), sabrás ya que Darren Aronofsky no se distingue por su sutileza; y si eso no estaba del todo claro, el título de su nueva entrega cinematográfica, “mother!” [sic], usa el punto de exclamación para enfatizarlo, aunque, curiosamente, escribe la palabra en minúsculas, como si quisiera generar una contradicción.

En realidad, la cinta de marras, que ha venido dividiendo ferozmente a los críticos desde su estreno en el Festival de Venecia, se presta con todo el gusto del mundo a diversas interpretaciones, por lo que me sorprendió que, a la entrada de la función de prensa a la que asistí en los Estudios de Paramount, se me entregara un papel con un manifiesto del director en el que éste mismo hablaba de la destrucción del planeta y del huracán Sandy (no de Irma), como si hubiera sabido de antemano que lo que nos iba a presentar era demasiado extraño y requería por ello de una explicación adelantada.

Finalmente, el texto sirvió únicamente para reforzar mi impresión de que el buen hombre se está esforzando demasiado para tratar de generar impacto, así como para darle vueltas a la idea de que su propuesta ha sido completamente sobrevalorada (por parte de la mitad que lo adora, claro está). Pero luego recordé los numerosos momentos en que me quedé con la boca abierta durante la proyección y el impresionante vuelo visual del proyecto entero, y volví a quedar confundido.

Mother 3

A fin de cuentas, ¿es “mother!” una obra maestra sobre el destino de este planeta que no será considerada como tal por los que no se encuentran preparados para ella, o se trata de un disparate tremendamente pretencioso acerca de una joven mujer abusada por adultos mayores que ella? ¿Tendría sentido que se encontrara más bien en el medio de estas dos opciones? No estoy todavía en condiciones de dar una respuesta, y tampoco me siento impulsado a correr para ver el filme una vez más, porque la primera experiencia resultó ciertamente interesante, pero no necesariamente placentera, al menos en el sentido tradicional del género.

Eso sí, la inestabilidad se anuncia desde el inicio mismo, cuando la muchacha sin nombre que es interpretada por Jennifer Lawrence descubre sin sorpresa alguna que el muro que está pintando palpita como un corazón. Lo que sigue inmediatamente después es mucho más realista: ella vive en una casona antigua ubicada en medio de la nada con su esposo igualmente sin nombre (Javier Bardem), un escritor famoso que atraviesa un inexpugnable bloqueo creativo y que, por ello mismo, se encuentra seriamente frustrado, lo que ha afectado visiblemente a la relación.

Pero la pareja dejará pronto de estar sola, ya que la siguiente escena muestra la llegada de un desconocido (Ed Harris) que no ha sido invitado pero que, al demostrar la devoción que siente por la obra del escritor, termina ganándose el afecto del mismo, quien lo conmina a quedarse en la casa pese a la mirada reprobatoria de su mujer. El asunto no queda ahí, porque poco después llega la esposa del tipo (Michelle Pfeiffer), quien se muestra inmediatamente hostil con la protagonista; y todavía más adelante, aparecen en el lugar los hijos del doctor y su esposa (Domhnall Gleason y Brian Gleeson), quienes desencadenan por su lado una tragedia inesperada. Pero esto es sólo el comienzo.

Mother 1

“mother!” no es estrictamente una cinta de terror, pero tiene evidentes huellas del género, empezando por el rol vital que se le ha otorgado a la casona, que además de mostrar de modo generoso sus distintos ambientes -todos ellos antiguos y misteriosos-, participa en la generación del suspenso con una serie de ruidos y de crujidos que llegan plasmados a través de un formidable manejo del sonido.

Existen también alusiones a “Rosemary's Baby” que terminan yendo por un sendero diferente al del relato empleado por Roman Polanski, pero que pese a ello fueron lo suficientemente marcadas como para quitarnos la impresión de originalidad que tuvimos hasta la mitad de la cinta, y para hacer también que nos enfocáramos involuntariamente en las limitaciones de unos diálogos y de unas acciones que afectan sobre todo al personaje de Bardem, aunque la intención en su caso era probablemente la creación de un arquetipo, matizado un modo u otro por la habilidad del español para resultar de lo más simpático en un instante y de lo más intimidante en el siguiente.

Mother 4

Por otro lado, en medio de la tensión permanente que genera, la historia se vuelve a veces repetitiva y densa, probablemente por el empeño de Aronofsky en mantener la rareza y, claro está, por su decisión de filmar todo desde el punto de vista de Lawrence, lo que termina resultando bastante intenso -y se plasma a través de una puesta en escena de colores enmudecidos que puede ser tan confusa como creativa-.

Lo positivo por aquí es que el filme trasciende los límites del género del espanto, adoptando a veces un aire surrealista que remite a Luis Buñuel vía “El ángel exterminador”, pero con matices de esa rama de ‘invasión del hogar’ que es tan apreciada en el cine hollywoodense actual, así como con crecientes ramalazos de ‘gore’ y de violencia. Además, justo cuando parece que las cosas no pueden ponerse más extrañas, hace su aparición una escena desquiciada y de portentosa factura visual que hay que ver para creer, y que es uno de los momentos más alucinados de la pantalla grande en los últimos tiempos, así como una fuente generosa de especulaciones para los cinéfilos a los que les encanta obsesionarse con estas cosas.

Con todos los reparos que se le puedan tener y con lo excesiva que resulta -dudo que reciba demasiado cariño en las ceremonias de premios del próximo año; es demasiado agresiva para eso-, “mother!” despide la alicaída temporada veraniega con un certero puñetazo y demuestra que, sin ser necesariamente uno de los realizadores más articulados de su generación en el plano narrativo, Aronofsky es uno de los más arriesgados y alucinados, sobre todo cuando se habla de cine comercial. Y eso es digno de verse.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar