Reseñas de cine

Imprimir
Abr
05

Reseña de A QUIET PLACE

Escrito por Sergio Burstein

Quiet Place 4

Cuando empieza "A Quiet Place", si no has tenido la mala fortuna de ver el tráiler (que es excesivamente revelador) y te enfrentas a esto con ojos vírgenes, estarás un tanto confundido con lo que sucede, porque se muestra a una adolescente dueña de un dispositivo para problemas de audición que se encuentra rodeada por otras personas cuya comunicación se establece con lenguaje de signos, lo que puede llevar a pensar que estamos situados en un entorno completo de sordos o hasta de sordomudos.

Si no quieres saber más, deja de leer ahora mismo, aunque lo que sigue en este texto no es realmente un ‘spoiler’: poco después, se nos hace entender que la familia retratada ha decidido no hablar porque hacerlo significaría exponerse a un peligro inmediato que se encuentra descrito con recursos un tanto burdos (como los recortes de periódico que aparecen pegados en una pared), pero que nos llevan a asumir que lo que vamos a ver es una película de monstruos.

En realidad, la historia entera, basada en la amenaza de unas criaturas extraterrestres que se guían únicamente por lo que escuchan para cometer sus viles metas, tiene algunos problemas de lógica relacionados sobre todo a cuál es el volumen mínimo para que algo sea percibido por estos seres, así como a una situación de embarazo sin sentido en vista de las circunstancias; pero eso es todo lo negativo que podemos decir de una cinta verdaderamente notable que funciona no sólo como exponente del mejor cine de terror, sino que está entre lo mejor que ha circulado por la cartelera estadounidense en lo que va del año.

Quiet Place 1

Llama por lo tanto la atención que esta sea una creación de John Krasinski, a quienes muchos recuerdan todavía como el apacible representante de ventas Jim Halpert en la versión estadounidense de ”The Office”; y no tanto porque desconozcamos que él mismo ha incursionado anteriormente en la dirección cinematográfica, sino porque sus esfuerzos anteriores en ese sentido, “Brief Interviews with Hideous Men” (2009) y “The Hollars” (2016), no tenían nada que ver con este género (se trataba de comedias dramáticas sobre temas cotidianos) y, además de pasar bastante desapercibidos, fueron recibidos con poco aprecio por los críticos.

De hecho, Krasinski ha declarado que el terror nunca ha sido su género favorito porque éste le daba miedo, pero que le parecía el más adecuado para plantear un relato que aludiera de manera indirecta a los retos de ser padre y esposo que viene afrontando, y que se plasma en un contundente guión firmado por él mismo al lado de Bryan Woods y Scott Beck, quienes según todos los indicios fueron autores de la idea original y redactaron incluso el primer tratamiento.

Todo eso hace que el filme trascienda el área de los simples sustos -aunque sus monstruos tipo “Alien” son fenomenales- e incluya momentos de impresionante poder psicológico, sobre todo porque, en lugar de apoyarse en imágenes sangrientas, recurre frecuentemente a un elaborado sentido del suspenso, incitado por unas enseñanzas de Alfred Hitchcock que el realizador ha reconocido abiertamente.

Quiet Place 2

La relación personal de Krasinski con el trabajo se extiende a su participación como uno de los personajes principales, Lee Abbott, el padre de familia que se empeña en mantener intacta a su familia en medio de una situación extremamente complicada; y no es tampoco un detalle menor que Evelyn, su esposa en la película, sea su esposa en la vida real, Emily Blunt, con la que tiene dos hijas pequeñas y que ha demostrado por su lado un amplio talento histriónico en títulos como “The Young Victoria” (2009), “Into the Woods” (2014) y ”The Girl on the Train” (2016).

Para ser sinceros, Krasinski no logra destacar demasiado al lado de Blunt, que está increíble; pero logra extraerle a su pareja un rol memorable y exigente que la pone constantemente a prueba en el plano emocional y que, más adelante, le impone fuertes demandas físicas. Y hace lo mismo con Millicent Simmonds, la actriz de 14 años que interpreta a Regan, la hija sorda de Lee y de Evelyn,y que es realmente sorda, lo que le da un valor adicional al asunto entero.

De hecho, uno de los mejores momentos de “A Quiet Place” es la apasionada discusión silenciosa que se da entre Krasinski y la protagonista de la celebrada “Wonderstruck” (2017) de Todd Haynes, en la que la hija adolescente rechaza al padre a pesar de los esfuerzos hechos por este; y decir algo así al hablar de una cinta de terror es un claro síntoma de que ésta ha trascendido los confines del género para alcanzar terrenos más diversos.

Quiet Place 3

Pero eso no quiere decir que la cinta no dé miedo, porque lo da, y en unas cuotas abundantes que se nos clavan en la piel de manera ciertamente ingeniosa, al reforzar la tensión ya presente en la premisa descrita con innumerables escenas de silencio forzado que resultan especialmente inquietantes y que tienen el potencial de ser incluso perturbadoras para una audiencia acostumbrada al típico estruendo hollywoodense. En este caso, el plano sonoro (porque no estamos hablando de una película muda) es una parte esencial de la puesta en escena, que está además muy bien desarrollada por la directora de fotografía danesa Charlotte Bruus Christensen, quien ha trabajado en obras como “The Girl on the Train”, “Fences” (2016) y “Molly’s Game” (2017).

Finalmente, la mención de Bruus Christensen nos da pie para hablar de la importancia femenina en esta cinta, que en su parte final pone todo el peso narrativo en los hombros de Blunt y de Simmonds y que, además de ello, las transforma en unas heroínas de primer nivel, con un tono de validación que, al menos en el papel, antecedió a los actuales movimientos sociales por los derechos de la mujer.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar