Reseñas de cine

Imprimir
May
04

LET THE SUNSHINE IN y THE GUARDIANS, que se estrenan simultáneamente en L.A., dan cuenta del buen estado del cine francés

Escrito por Sergio Burstein

Binoche

Las dos cintas de las que hablaremos aquí, “Let the Sunshine In” (título original: “Un beau soleil intérieur”) y “The Guardians” (“Les gardiennes”), tienen varios puntos en común, ya que se trata no solo de trabajos provenientes de una misma industria cinematográfica (la francesa), sino también de obras que comparten un talento: el de Xavier Beauvois, quien actúa en la primera y que dirige y escribe la segunda.

Se trata de una coincidencia que no sería trascendente si es que los dos filmes no fueran tan buenos. En vista de sus perfiles específicos y de los temas que tratan, esta circunstancia no les da esperanza alguna de competir con algo como “Avengers: Infinity Wars” (que es espectacular y muy buena) ni de quitarle espectadores a “Overboard”, la nueva comedia de Eugenio Derbez (que es muy mala, pero atraerá sin duda a la abundante audiencia latina), aunque le ofrece una ventana de alivio a los espectadores que se sientan abrumados ante las propuestas de superhéroes o no soporten las cintas superficiales y ‘bien intencionadas’ de Pantelion.

El citado Beauvois es el comandante a cargo de “The Guardians”, un drama de época que llama inicialmente la atención por su elegante puesta en escena y el realismo con el que nos ubica en medio de un inspirado ambiente rural durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial. Centrándose en el hogar regentado por Hortense (Nathalie Baye), una mujer mayor que tiene a varios de sus seres queridos en la zona de combate, el relato le da el rol principal a Francine (Iris Bry), una modesta muchacha de 20 años que acepta trabajar para la familia y que, a pesar de tener buenas intenciones, termina involucrándose en un romance prohibido con Georges (Cyril Descours), uno de los hijos participantes en la lucha, quien regresa ocasionalmente del frente de batalla pero muestra ya evidentes síntomas de estrés post traumático.

GardiennesFrancine, que es interpretada magníficamente por la desconocida y debutante Bry, cae en un juego impredecible que termina poniéndola a la merced de prejuicios relacionados al machismo y reforzados incluso por la jefa de casa. En ese sentido, se asemeja de algún modo a la protagonista de “Let the Sunshine In”, Isabelle (Juliette Binoche), una pintora que vive en los tiempos actuales pero se enfrenta por su lado al sentido de superioridad de los varones modernos, entre los que se encuentra su jefe y amante Vincent, interpretado por Beauvois.

Lo interesante es que, a pesar de desarrollarse en eras distintas, las dos películas hablan de una situación de vulnerabilidad femenina que conecta bien con los movimientos actuales de reivindicación, sin que esto las lleve en ninguno de los casos a presentar a sus protagonistas como mujeres indefensas sin garra ni personalidad. En el segundo de los casos, esta impresión se ve reforzada por la excelente actuación de Binoche, quien un cuarto de siglo después del “Blue” de Kieślowski y a los 54 años de edad, logra imponer sobre la pantalla esa mezcla de sensualidad y de astucia que siempre la ha distinguido.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar