Reseñas de cine

Imprimir
May
19

Reseña de SOLO: A STAR WARS STORY

Escrito por Sergio Burstein

Solo 1

Para decirlo de una buena vez, Alden Ehrenreich, el nuevo intérprete de Han Solo, es mucho más bajo que Harrison Ford, y eso no es lo único que le impide estar a la altura del mítico personaje, aunque tampoco es una circunstancia que lo ayude en su cometido.

Y sí, existe un grupo acérrimo de fans de las cintas originales que ha prometido boicotear esta cinta o, al menos, que se encuentra hablando pestes de ella antes de verla y que seguirá haciendo probablemente lo mismo después de verla (porque no me cabe duda de que la verá. Varias veces quizás).

Sin embargo, para mí, “Solo” se encuentra lejos de ser un completo desastre, aunque representa una decepción moderada; su simple existencia me pareció siempre innecesaria y demasiado arriesgada, y aunque estaba dispuesto a no tener expectativa alguna sobre ella, guardaba en el alma el deseo de que me volara la cabeza y de que adoptara un estilo semejante al de “The Empire Strikes Back” (1980), que sigue siendo considerada la entrega más oscura de la saga de “Star Wars”, pese a que me inclino a pensar que el reconocimiento en ese sentido le debería corresponder a “Revenge of the Sith” (2005).

Solo 2

Por otro lado, no era razonable esperar que resultara descartable una producción en la que tenía una participación tan importante Lawrence Kasdan, el coguionista de la citada “Empire” (pero también, claro está, de la mucho menos grata “Return of the Jedi” -1983-); y aunque Ron Howard, el director que terminó firmando esto, posee una innegable tendencia comercial y ha firmado algunos títulos que merecen ser olvidados, él mismo ha demostrado también tener un buen manejo del oficio y es el hombre detrás de películas tan respetables -y tan bien filmadas- como “Cocoon” (1985), “Apollo 13’ (1995), “Rush” (2013) y, por supuesto, “A Beautiful Mind” (2001).

Claro que, en lo que corresponde a la dirección, causaba desde hace tiempo inquietud el hecho de que el estudio hubiera despedido a los realizadores originales, Phil Lord y Chris Miller (“Cloudy with a Chance of Meatballs -2009-, “The Lego Movie” -2014-, “21 Jump Street” -2012-), cuando estos habían trabajado ya en el rodaje durante más de cuatro meses y faltaba poco para terminar el proceso.'

¿Cuánto quedó de lo hecho por Lord y Miller y cuánto fue hecho nuevamente por Howard en la versión que se nos presenta? Nadie parece tenerlo completamente claro, pero algunas fuentes dicen que el 70 por ciento de lo que se ve es de Howard; y aunque se supone que se mantuvo el mismo guión, se sabe que una de las razones por las que Lord y Miller fueron despedidos es porque insistían en improvisar con los actores para reforzar el aspecto cómico de la historia, lo que nos lleva a pensar que su visión era incluso menos ‘dura’ que la disponible.

Solo MZ 2

Lo interesante de todo esto es que, a pesar del accidentado proceso de producción, “Solo” resulta coherente y completamente lógica, incluso cuando tarda en despegar y posee unos problemas de ritmo que podrían tener que ver con los antecedentes señalados. Lo que sí queda planteado desde el inicio es que habrá una fuerte historia de amor como trasfondo y que ésta no será fácil, porque la primera escena muestra la poco feliz separación entre el mercenario Han y su novia, Qi’ira, interpretada por Emilia Clarke (ampliamente celebrada por su papel en la serie televisiva “Game of Thrones”).

Han y Qi’ira se reencontrarán más adelante, obviamente, pero bajo una dinámica distinta que debe limitarse supuestamente al área de los negocios y que involucra a los actuales ‘socios’ del primero, entre los que se encuentran Chewbacca (encarnado ahora de manera decorosa por el ‘recién llegado’ Joonas Suotamo), el pirata espacial Tobias Beckett (Woody Harrelson), su esposa Val (Thandie Newton) y L3-37 (Phoebe Waller-Bridge), un avanzado robot que resulta de lo más interesante pero que ha sido ya objeto de la ira de los fans que no toleran la intromisión de elementos feministas ni sociales en su adorada saga y que, probablemente, se pondrán a llorar cuando lo escuchen reclamar por “derechos igualitarios”.

En medio del ‘trabajo’ que se encuentran realizando, nuestros amigos se encuentran con Lando Calrissian, otra figura emblemática de la serie que es recordada por la interpretación de Billy Dee Williams y que, en esta ocasión, es encomendada a Donald Glover, un actor y músico de gran popularidad que se convirtió en icono de la comunidad afroamericana debido a su participación decisiva en la teleserie “Atlanta”. Glover hace las cosas tan bien que llega a opacar a Ehrenreich, lo que es ciertamente un problema; y en lugar de imitar simplemente a Dee Williams, le otorga al personaje aire más modernos que me parecen razonables, aunque los ya citados fans hayan puesto el grito en el cielo ante los rasgos de pansexualismo que le ha adjudicado Kasdan durante una reciente entrevista.

Solo 4

Sin querer adelantar demasiado, puedo decir que “Solo” no lleva nunca las cosas al extremo; en realidad, es bastante conservadora. Por otro lado, si bien el intento por darle cabida a minorías de todo tipo en un proyecto como éste es absolutamente loable, se trata también de una estrategia que rompe la continuidad ya existente, sobre todo cuando hablamos de cintas que suceden antes de las más clásicas en lo que respecta al plano del tiempo.

Preocupa más la falta de un villano de auténtico peso; pese a que ninguno de los personajes es en esencia ‘bueno’ (y a que eso le brinda una capa adicional de interés a una historia de aventuras que luce a veces demasiado juvenil), se extraña la presencia de uno que se encuentre a la altura de las expectativas, y lamento decir que, con todo lo talentoso que es, Paul Bettany no logra que su Dryden Vos (un ‘capo’ del crimen) se muestre demasiado malévolo, lo que no es necesariamente culpa suya en vista de que llegó a último momento al rodaje para reemplazar a otro actor que no estuvo ya disponible cuando le tocó a Howard retomar el proyecto. 

Nos gusta mucho más lo hecho por Clarke, en pleno plan de ‘femme fatale’ y atada por una evidente química con Ehrenreich, quien se encuentra lejos de ser un mal actor pero asume un reto desmedido, sobre todo porque no es posible dejar de pensar en Ford cuando se lo ve.

Solo 5

En lo que se refiere a la cuestión técnica, uno de los aspectos más encantadores de la cinta es su interés por mantener una estética cercana a la vieja escuela en lugar de abusar de los efectos digitales; esto se plasma sobre todo en la presentación de los personajes sin rasgos humanos, que ostentan unas cualidades propias de las marionetas. Por ese lado, hay momentos de lo más llamativos, incluyendo el acto musical protagonizado por una criatura que se asemeja a un pez.

Curiosamente, recordamos con mucho menos claridad las escenas de batallas en el espacio, lo que no puede ser positivo en vista de que éstas han sido siempre esenciales en las entregas de “Star Wars” -y cuando se toma en cuenta que no hay por aquí combates con espadas láser-. En contraparte, hay varios momentos que se refieren al origen de situaciones que dábamos por sentadas tras ver las otras películas y que son realmente entretenidos, como el primer encuentro entre Han Solo y Chewbacca, la ya citada reunión inicial con Calrissian y, por supuesto, la primera vez que los protagonistas se ponen al mando del legendario Millenium Falcon, al que nunca nos cansaremos de ver en movimiento.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar