Reseñas de cine

Imprimir
May
25

{Estrenos} SUMMER 1993 es una película española sensible y fuera de lo común

Escrito por Sergio Burstein

Summer 1993 1

Cuando escribimos sobre películas hispanas que se estrenan en Estados Unidos, colocamos siempre primero el título original y después el que se le ha dado a la cinta en el territorio que cubrimos; sin embargo, en este caso, preferimos emplear la denominación anglosajona -“Summer 1993”- por el simple hecho de que nos encontramos ante una propuesta en catalán que sería difícil de reconocer bajo su nombre real -“Estiu 1993”-.

El hecho de encontrarse en ese idioma muestra desde el inicio que se trata de una producción marcada por la originalidad, aunque eso no tendría ninguna importancia si no se tratara de una obra realmente valiosa que merece ser vista por cualquiera que se interese en el buen cine, y que llega a nuestras salas con el antecedente de haber sido la apuesta española a la categoría de Mejor Película Extranjera. El hecho de no haber quedado en la terna final no le quita mérito alguno a un filme que lidia con un tema complicado de manera elegante, expresiva y a la vez discreta.

Summer 1993 2Frida (Laia Artigas) es una niña que es criada por sus jóvenes tíos, Marga (Bruna Cusí) y Esteve (David Verdaguer), quienes tienen una hija propia de menor edad, Anna (Paula Robles). Poco a poco, nos vamos enterando de que Frida, quien muestra una conducta realmente complicada, es una huérfana reciente, y que sus padres fallecieron a consecuencia de lo que es a todas luces el SIDA. Pese al plácido ambiente campestre en el que se desarrolla el relato, la actitud impredecible de la protagonista hace que la posibilidad del desastre se encuentre siempre a la vuelta de la esquina.

Pero una de las virtudes mayores de la cinta -dirigida y escrita por Carla Simón sobre la base de sus propias experiencias- es que no cae nunca en la tentación de convertirse en una tragedia ni en abusar del dramatismo, para plantear en cambio una mirada compasiva y compleja sobre un personaje marcado por una desgracia temprana mientras mantiene siempre su propio punto de vista, haciendo de paso que quedemos maravillados con la actuación de Artigas, un pequeño prodigio de solo 10 años de edad.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar