Reseñas de cine

Imprimir
Jun
01

Reseña de UPGRADE

Escrito por Sergio Burstein

Upgrade 1

Hay películas de ciencia ficción de tipo familiar, hay películas de ciencia ficción para adultos que son profundamente intelectuales y hay películas de ciencia ficción para adultos que se toman las cosas con menos seriedad. Cualquiera de ellas puede valer la pena si se encuentra bien hecha, y ése es justamente el caso de “Upgrade”, un título que, sin ser magistral ni absolutamente original, resulta tremendamente entretenido y plantea además ideas dignas de atención.

El asunto prometía desde que sabía que su creador era Leigh Whannell, un tipo que se dio a conocer como guionista de tres entregas de “Saw” (además de haber actuado en cuatro episodios de la saga) y dos de “Insidious”, y que debutó como realizador con “Insidious: Chapter 3” (2015). Pese a que se trata de un cineasta con una vocación evidentemente comercial, estamos ante un narrador absolutamente solvente que posee la capacidad de capturar y mantener nuestro interés durante una hora y media, lo que se hace más evidente que nunca en este filme, escrito y dirigido por él mismo con una habilidad particular para sacarle el jugo a un presupuesto limitado y lograr resultados que no denuncien estas limitaciones.

“Upgrade” es una cinta que se inscribe dentro de los lineamientos de producciones como “Robocop”, “Dredd” y, para entrar en planos mayores, “Terminator”, aunque su argumento tiene fuertes referencias a la teleserie setentera “The Million Dollar Man” y al clásico de fines de los ‘60 “2001: A Space Oddyssey". Los préstamos son a veces tan evidentes que podrían caer en el plagio si es que Whannell no los usara de manera tan ingeniosa y aplicándolos finalmente a un relato que rompe las barreras de lo ‘retro’ para referirse a dilemas morales plenamente contemporáneos.

Upgrade 2

En un futuro próximo pero indeterminado, Grey Trace (Logan Marshall-Green) es un mecánico que, pese a su terco rechazo por las nuevas tecnologías, vive de manera feliz y acomodada con su esposa Asha (Melanie Vallejo) hasta que, luego de una aparente falla del “automóvil inteligente” que ella insiste en usar, ambos terminan en un barrio peligroso donde son atacados por una pandilla de maleantes. Asha no sobrevive al asalto y Grey queda en estado parapléjico, lo que podría ser el final del cuento si es que no se nos hubiera presentado previamente a Eron Keen (Harrison Gilbertson), un excéntrico millonario obsesionado con el desarrollo de proyectos relacionados a la Inteligencia Artificial.

Keen convierte a Grey en conejillo de indias de un experimento completamente secreto que consiste en la implantación de un chip que le permite a su usuario no solo recuperar la movilidad perdida, sino también adquirir una fuerza sobrehumana particularmente apta para la búsqueda y el castigo de los responsables del crimen ya citado, aunque con una consecuencia inesperada: la presencia de una misteriosa voz que solo puede ser escuchada por nuestro héroe y que, claro está, nos remite de inmediato a HAL 9000, lo que se insinúa desde el inicio que STEM (así se llama el sistema insertado) no se limitará a seguir mansamente las órdenes de Grey para el manejo de su propio cuerpo.

Aunque es una historia original, “Upgrade” podría haber surgido perfectamente de una ruda novela gráfica; en ese sentido, es sumamente violenta, maneja una estética sombría y se muestra a veces demasiado simplista en el área de los diálogos, aunque cuenta con un saludable sentido del humor que responde no sólo al carisma propio de Marshall-Green, sino también a la situación en la que se encuentra su personaje, forzado a enfrascarse en peleas que no quiere ni domina conscientemente pero que lo muestran como un luchador extraordinario, lo que se presta de paso para unas escenas de acción de lo más creativas y emocionantes.

Upgrade 3

Hay que precisar que, a pesar de tener una falta de complejidad narrativa que puede decepcionar a quienes gustan de relatos más misteriosos, pero que permite entender claramente todo lo que está sucediendo, “Upgrade” es un trabajo para adultos más profundo de lo que parece y en el que no falta el ‘gore’, desde el momento mismo de la intervención quirúrgica que sirve para la colocación del chip (y que luce particularmente realista) hasta lo que sucede con los incautos que se atreven a oponerse a Grey/STEM, aunque Whannell no abusa del recurso hasta el punto de volverlo intolerable.

No todo funciona tan bien; ya cerca del final, resulta posible adivinar dónde terminará todo esto, pese a que el cierre no cae en la complacencia. Aunque Grey es un protagonista entrañable y no decepciona tampoco la gran Betty Gabriel en el papel de la agente policial Cortez, la actuación de Gilbertson luce demasiado acartonada. Pero si tienes inclinación por esta clase de propuestas y los efectos digitales de millones de dólares no te han lavado ya el cerebro, prepárate para gozar a lo grande.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar