Reseñas de cine

Imprimir
Jun
21

Reseña de JURASSIC WORLD: FALLEN KINGDOM

Escrito por Sergio Burstein

FK 1

Si no eres uno de esos cinéfilos radicales que repudian el cine comercial y no soportan nada de lo que proviene de Hollywood, es de esperar que no seas indiferente ante las sagas cinematográficas que surgen frecuentemente de esta industria, incluso cuando sabes que la seguidilla interminable de entregas de cada franquicia no garantiza la permanencia de la calidad. Y cuando uno de “los nuestros” se encuentra a cargo de un proyecto de estas dimensiones, el interés se ve incrementado.

Ese es el caso de “Jurassic World: Fallen Kingdom”, secuela directa de “Jurassic World", a su vez ‘reboot’ de la serie de “Jurassic Park” creada por Steven Spielberg que se había plasmado ya en tres episodios. La nueva cinta está dirigida por J.A. Bayona, el (todavía) joven realizador barcelonés que no ha dado hasta ahora una puntada sin hilo, porque cuenta con una carrera impecable gracias a títulos como “El Orfanato” (2007) -su único largo en español y una historia de terror particularmente efectiva-, “The Impossible” (2012) -un impresionante drama de supervivencia con deslumbrantes escenas relacionadas a desastres naturales- y “A Monster Calls” (2016) -una conmovedora combinación de tragedia y fantasía con origen literario-.

Para tenerlo claro, “Fallen Kingdom” no es completamente ‘suya’ en el sentido de que no hizo el guión, aunque no lo hizo tampoco en ninguna de sus obras anteriores, escritas en los dos primeros casos por su compatriota Sergio G. Sánchez y en el tercero por Patrick Ness, autor de la novela original. Pero Bayona trabaja sin duda con relatos que se adhieren a su sensibilidad, y en ese sentido, esto le permite desarrollar una puesta en escena vistosa y distintiva en la que se notan sus tendencias estéticas, más allá de que Spielberg haya sido siempre uno de sus mayores referentes.

FK 2

Curiosamente, en el plano de la historia, ésta es probablemente su cinta más débil, aunque la falta tendría que ser atribuida a Colin Trevorrow, director y guionista de la anterior, quien compuso las páginas con las que se filmó la nueva entrega al lado de Derek Connolly. Lo que se cuenta no está mal orientado, ya que refuerza el aspecto ecologista de sus antecesoras y hasta resulta propositivo en su búsqueda de nuevos terrenos para la acción; pero incurre a veces en una simplicidad alarmante que revela cierta pereza en el área de la creación, incluso para una producción tan ‘mainstream’ y tan orientada hacia una audiencia masiva como ésta.

Tres años después de los sucesos del filme previo, la Isla Nublar, supuestamente ubicada cerca de Costa Rica (aunque las partes que le corresponden se rodaron en Hawái), ha sido abandonada por los humanos; pero cuando se anuncia la inminente detonación de un implacable volcán en el mismo lugar, estos deben decidir si es imperativo salvar a los dinosaurios que habitan allí o dejarlos morir. Una de las proponentes más fuertes de la primera idea es Claire (Bryce Dallas Howard), la ex ejecutiva del parque que se ha transformado en una férrea defensora de los animales ‘recuperados’.

Todo esto suena de lo más interesante, y lo es; los problemas empiezan cuando Claire es contactada por un grupo privado que planea rescatar a las criaturas por su lado y que le pide que forme una misión en la que se incluya también a Owen (Chris Pratt), el ex militar y ex entrenador de velociraptores con el que la muchacha tuvo ya una relación cercana.

FK 3

Sacar a Claire del entorno egoísta y corporativo en el que se desenvolvía mayormente durante la primera cinta del ’reboot’ para convertirla en una activista apartada de los lujos es un concepto ingenioso que, además, responde bien a las demandas actuales de reivindicación femenina. Pero colocarla tanto a ella como a Owen en una posición de vulnerabilidad tan evidente ante el grupo de rescate que se les encomienda, lleno de mercenarios de malos modales, es no solo completamente predecible, sino que pone seriamente en duda sus inteligencias.

De ese modo, la premisa adopta de pronto un profundo aire de ‘deja vu’ que, en nuestro caso, se vio reforzado por el hecho de que acabábamos de ver “Incredibles 2”, donde se maneja un argumento parecido pero dentro de un contexto animado que lo vuelve mucho más razonable. Si el dicho afirma que “guerra avisada no mata gente”, ¿cómo es posible que estos curtidos veteranos de la primera batalla ignoren los signos que se encuentran ante sus ojos?

Claro que, si se dejan de lado estas inconsistencias -así como otros detalles que resultan poco creíbles pese al recurso de la ciencia-ficción-, “Fallen Kingdom”, que guarda su mejor giro narrativo para el final, es una aventura absolutamente espectacular en la que se pueden encontrar grandes dosis de entretenimiento.

FK 4

Por ese lado, Bayona tiene mucho que aportar, ya que la experiencia ganada en todas sus obras anteriores le permite resolver con solvencia y energía los retos planteados tanto por los momentos más épicos como por la abundancia de unos efectos especiales que, sin dejar de recurrir generosamente a la ayuda digital, fueron muchas veces prácticos, como se nota claramente durante la emocionante escena en la que los protagonistas se encuentran trepados en el lomo de un T-Rex dormido, pero a punta de despertarse.

En el plano visual, estamos ante una auténtica maravilla que refuerza no sólo la complicada relación entre Owen y la velociraptor Blue -presente también en el título previo pero mostrada ahora en toda su gloria en escenas que involucraron una mezcla de ‘animatronics’ y CGI-, sino que le brinda también a Bayona la oportunidad perfecta para retomar su devoción inicial por el género de terror mediante entrañables citas a clásicos del espanto como “King Kong” y “Nosferatu”, todas ellas posibles tras la salida de los confines de la isla. Las puertas están abiertas para lo que venga.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar