Reseñas de cine

Imprimir
Jun
07

Reseña de DARK PHOENIX

Escrito por Sergio Burstein

DP uno

A diferencia de lo sucedido con las películas de los Avengers, que despertaron en mí un genuino interés y las ganas inmediatas de ver la siguiente entrega cada vez que se acababa una, las de los X-Men no me han dejado normalmente fascinado, aunque he disfrutado con varias de ellas.

Esto tiene que ver probablemente con el hecho de que crecí leyendo los cómics de los personajes de Marvel primeramente citados, mientras que los otros pasaron para mí desapercibidos hasta que se estrenó la cinta inicial del 2000, que me dejó de hecho bastante impresionado, como sucedió luego con “X2” (2003), “First Class” (2011), “Days of Future Past” (2014), “Deadpool” (2016) y, por supuesto, la excelente “Logan” (2017).

Pero después llegó “Apocalypse” (2016), y todo se fue al diablo. Aburrida, solemne y arrastrada por un villano lamentable que desperdició por completo al gran Oscar Isaac, la cinta no abría demasiadas esperanzas por el siguiente episodio, aunque presentaba por primera vez a la Jean Grey de Sophie Turner, un personaje femenino poderoso y con un gran potencial que obtiene un papel todavía más importante en la secuela que se estrena esta semana, “Dark Phoenix”.

DP dos

Incluso antes de su día de estreno, las críticas especializadas que circulaban tenían por lo general un tono sumamente negativo; hay algunos que acusaban incluso a la película de ser la peor de la franquicia. Es razonable que mi falta de devoción por esta saga me haya librado de cualquier expectativa, pero lo cierto es que esto me ha parecido mucho mejor de lo que se ha venido diciendo.

La apreciación tiene que ver sin duda con Turner, una talentosa y bellísima actriz de presencia magnética que conquista la pantalla grande cada vez que aparece en ella y que, en esta ocasión, pasa de ser una muchacha profundamente confundida a convertirse en una entidad todopoderosa luego de un incidente en el espacio que la expone a una fuerza cósmica con la que sus ya notables poderes se salen completamente de control, enfrentándola a sus compañeros habituales y acercándola a quienes deberían ser sus enemigos.

Antes de eso, la introducción de la cinta la presenta de niña, en medio de una situación particularmente traumática que implicó el descubrimiento simultáneo de sus grandes poderes y la provocación de una irreversible tragedia familiar. La secuencia está filmada con brío y crudeza, demostrando desde el inicio el talento visual de Simon Kinberg, quien debuta en la dirección con este título, pero que tiene ya una amplia experiencia como guionista.

DP tres

Por ese mismo lado, “Dark Phoenix” maneja una puesta en escena dinámica en la que las escenas de acción funcionan y en la que las peleas se encuentran llenas de momentos vistosos, lo que se hace extensivo a la integración de los efectos especiales, convincentes a pesar de unos excesos que, en este caso, les otorgan aires alucinógenos completamente apropiados para el formato de 3D.

Lamentablemente, Kinberg no demuestra la misma habilidad para la escritura del guion, que es de su autoría y que es no solo lo más débil de la cinta, sino que es capaz de desatar risas involuntarias debido sobre todo a la presencia de diálogos carentes de imaginación y completamente predecibles; de hecho, la persona que me acompañó a la función de prensa completó varias veces las frases que empezaban a ser dichas por algunos de los personajes, acertando siempre.

Esta falta de esfuerzo afecta incluso el impacto emocional de los momentos más decisivos del relato, y es particularmente sorprendente no solo porque Kinberg escribió “Days of Future Past”, una de las mejores entregas de esta serie, sino porque estamos frente a una producción que, como se ha anunciado ya, cierra todo un ciclo de la saga, y que por eso mismo ha sido con justicia objeto de toda clase de cuestionamientos, sobre todo cuando se considera que algunos de sus capítulos anteriores se esmeraron en recurrir a tramas complejas y provocativas que, a estas alturas, se encuentran completamente ausentes.

DP main

Curiosamente, esta misma simpleza en el tratamiento de la historia fue la que me permitió disfrutar de la película sin complicaciones, porque el interminable flujo de locaciones y de desvíos innecesarios que se producen de manera casi invariable en esta clase de producciones no es algo necesariamente placentero para mí. En ese sentido, “Dark Phoenix” va directamente al punto y se siente más como el volumen de una historieta, respaldada por una duración mucho menor de la esperada (se extiende por 114 minutos).

Eso no quiere decir que yo no esté consciente de las imperfecciones de lo presentado ni que desestime las justas quejas de quienes esperaban mucho más del proyecto. En realidad, fuera del paso un tanto intrascendente de la Raven/Mystique de Jennifer Lawrence (quien hace un divertido y conveniente comentario de tinte feminista), la decepción mayor es lo que sucede con el personaje de Jessica Chastain, la gélida alienígena Vuk, que resulta terriblemente acartonado y tiene las peores líneas del guion, aunque me gustó el dilema moral en que se coloca al Professor X de James McAvoy y no me decepcionó nunca el desempeño de Michael Fassbender, quien sigue siendo para mí un Magneto memorable y que, en esta ocasión, cuenta con una convincente escena de desgarro emocional.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar