Reseñas de cine

Imprimir
Oct
18

Reseña de PARASITE

Escrito por Sergio Burstein

 Parasite 1

En vista de que la carrera internacional del cineasta coreano Bong Joon-ho despegó realmente con “The Host” (2006), una excelente cinta de terror sobre un monstruo que secuestraba a una adolescente, es razonable que quien se enfrente a su más reciente película, “Parasite”, pueda pensar que se encuentra ante un nuevo trabajo del mismo género.

No es así. Pero lo más importante es que estamos frente a un filme de enorme nivel que, según todos los entendidos, y después de haber recibido la codiciada Palma de Oro en el Festival de Cannes, debería alcanzar numerosas nominaciones en las ceremonias de premios cinematográficos que se aproximan.

Uno de los aspectos más interesantes de “Parasite” en lo que respecta al tratamiento narrativo es justamente el modo en que desafía las expectativas al mostrarse inicialmente como una comedia mordaz y tremendamente entretenida que efectúa un giro de tono inesperado en su recta final sin perder por ello consistencia y sin que el cambio se sienta forzado, es decir, una estrategia que es difícil de cumplir con éxito y que ha arruinado de hecho muchas propuestas fílmicas con similares intenciones.

Parasite 2

Pero su aporte más evidente es el que hace en términos de comentario social, lejos de cualquier afán panfletario pero con la suficiente contundencia como para probar -aunque no justificar- que las reacciones supuestamente deshonestas de algunos sectores de la población en cualquier parte del mundo occidental tienen muchas veces que ver con las desigualdades de clase y con los prolongados abusos del poder por cuenta de los más afortunados.

La historia empieza con una familia de Saúl encabezada por un chofer desempleado que sobrevive como mejor puede y que empieza poco a poco a enredarse en una serie de mentiras y engaños con el fin de insertarse de manera paulatina en un hogar burgués al que es inicialmente invitado el hijo menor de la misma familia, bajo una recomendación inexacta de un amigo que le permite volverse tutor a domicilio de una adolescente engreída.

Pese a que la primera parte de la película, que es de lo más divertida, podría haber sido usada sin problema alguno en una cinta superficial sobre un grupo de bribones que logra sacar partido de la inocencia de otros sujetos mucho más afortunados en el plano económico, se imponen desde el inicio detalles visuales que trascienden cualquier tratamiento frívolo y que sientan no solo de manera discreta las semillas de la inestabilidad, sino que apelan también de modo igualmente sutil a elementos del fantástico que se vinculan a la obra anterior del realizador, quien es también autor de la notable aventura de ciencia-ficción ‘dura’ “Snowpiercer” (2013).

Parasite 3

La maestría de Joon-ho en el manejo del lenguaje cinematográfico no se demuestra solamente con planos virtuosos (aunque hay varios de ellos), sino también mediante la construcción de atmósferas que tienen mucho que ver con la minuciosa planificación estética que, como nos lo contó él mismo durante una reciente entrevista, lo llevó a crear en estudio tanto la casa de los ricos como la de los pobres, logrando con ello obtener un inusitado dinamismo pese a que los hechos se producen casi siempre en interiores.

“Parasite” destaca también por la pertinencia de su reparto y por las características propias de cada personaje, desde el padre de familia desfavorecido (interpretado por el gran Song Kang-ho, actor fetiche de Joon-ho) hasta la delicada madre de los millonarios (Cho Yeo-jeong), pasando por el mismo hijo de los pobres (Choi Woo-shik) y por su hermana (Park So-dam); ambos son tan amorales como inteligentes. Pero nos parece especialmente relevante la dinámica establecida entre los padres de los clanes opuestos (el segundo es encarnado por Lee Sun-kyun), llena de tensiones discretas y de silencios significativos.

Y luego está lo que va sucediendo ante nuestros ojos, claro. Ahondar en ello significaría no solo caer en ‘spoilers’, sino también arruinar por completo los encantos de un filme que, más allá de un par de casualidades incómodas que podrían haber sido eliminadas -pero que no afectan al conjunto-, se encuentra lleno de sorpresas y es completamente impredecible, una cualidad que, como lo he dicho varias veces, es particularmente atractiva en un trabajo de ficción. Esto sí que es cine, definitivamente.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar