Reseñas de cine

Imprimir
Nov
28

Reseña de THE TWO POPES

Escrito por Sergio Burstein

The Two Popes 4

Históricamente, tener a un Papa latinoamericano no es un asunto menor; y si agregamos que el pontífice de marras llegó al Vaticano en el 2013 con una aparente vocación de cambio que resultaba inusual para la monolítica institución que representa, la cosa se pone ya de película.

Así lo entendió el brasileño Fernando Meirelles (“City of God”, “The Constant Gardener”), quien dirige "The Two Popes", una cinta en la que se muestra el ascenso al poder de Francisco (nacido como Jorge Mario Bergoglio) y que nos lleva también a conocer de primera mano varios sucesos de su pasado, pero que se vincula igualmente a su controvertido antecesor, Benedicto XVI (nacido como Joseph Aloisius Ratzinger), quien fue acusado de todo lo contrario, es decir, de defender los valores más rancios de la Iglesia Católica y, por ende, actitudes y políticas profundamente conservadoras.

Todo esto suena muy serio, y Mereilles, quien trabaja sobre la base de un guion escrito por Anthony McCarten (“Bohemian Rhapsody”), no pierde nunca de vista su trascendencia; pero lo más curioso e inesperado es que “The Two Popes” tiene también mucho humor, surgido naturalmente de los numerosos intercambios verbales que se producen entre los dos religiosos, interpretados por Jonathan Pryce (“Brazil”, “The Age of Innocence”) y Anthony Hopkins (“The Silence of the Lambs”, “The Remains of the Day”).

The Two Popes 2

En realidad, tener juntos a estos dos actores de lujo en escenas tan jugosas y con diálogos tan interesantes cubre ya por completo del precio de admisión y hace que esta sea una película absolutamente digna de verse, más allá de otras consideraciones de tinte interpretativo e histórico que puedan hacerse.

Lo primero es particularmente inquietante en vista de que, como ya lo señalamos, el Bergoglio en su época de adulto maduro (que es la que más se muestra) no es encarnado por un argentino y ni siquiera por un latino, sino por el británico Pryce, quien no era evidentemente capaz de hablar de manera convincente en español y con el requerido acento gaucho, por lo que sus líneas en nuestro idioma (que no son pocas) fueron dobladas. En lo que respecta a su etapa de juventud, el actual líder sí es puesto en manos de un gaucho, Juan Minujin (“Zama”), quien lamentablemente no da la talla en el encargo, aunque no se le ofrecen tampoco muchas oportunidades de lucimiento.

Me fijé de manera particular en estos detalles porque soy latino, claro; habría que ver lo que piensan los alemanes de que Razinger sea interpretado por otro inglés, Hopkins, quien tiene realmente poco espacio para hablar en la lengua germana, ya que sus partes son mayormente en inglés, aunque incluyen algo de latín. Lo que me parece incuestionable es que tanto él como Pryce están estupendos.

The Two Popes 3

Por otro lado, pese a su nombre, el film pone énfasis en Bergoglio, lo que parece acertado debido a la popularidad del Santo Padre y a sus citadas innovaciones, además de permitirnos revisar varias circunstancias de la historia sudamericana que serán de interés para los espectadores de nuestra comunidad y que llegan básicamente a través de ‘flashbacks’ insertados en las conversaciones que se dan entre los protagonistas. Sin embargo, este enfoque deja de lado cualquier reconstrucción de los años tempranos de Razinger, cuya fidelidad a causas retrógradas es mostrada desde el inicio (hay alguien en un bar de Roma que le dice a Bergoglio que Benedicto es “un nazi”), pero que no es exhibido nunca en sus años formativos, hasta el punto de que su posterior reblandecimiento genera una simpatía forzada que tiene que ser intencional.

Por su parte, Bergoglio, que es evidentemente el personaje con el que se busca la mayor identificación, es mostrado en medio de todos sus conflictos espirituales y morales, y Mereilles acierta particularmente al no evitar el todavía controvertido suceso de su pasado que lo vio en una suerte de colaboración indirecta con la dictadura argentina de los ’70. Esta es probablemente la secuencia más intensa de la cinta, así como una que remite a otros momentos similares del cine latinoamericano debido a su ambientación y a su puesta en escena.

The Two Popes 1

De todos modos, ¿cómo no sentir cariño en la pantalla por un Papa que, como aparece aquí retratado -porque Mereilles ha admitido que no todo lo que muestra es cierto-, adora el futbol, tararea ‘Dancing Queen’, cuestiona la construcción de muros, se enfurece por el encubrimiento de casos de pedofilia, aboga por los refugiados del mundo entero, baila tango en el Vaticano y se arrepiente de no haberse opuesto a los militares cuando le tocó hacerlo?

Todo esto es llamativo, ciertamente. Pero no hay que dejar tampoco que una película nos impida ver que Bergoglio sigue siendo un hombre profundamente religioso que reprueba el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo y que, recientemente, fue acusado de encubrir esos mismos casos de abuso sexual que prometió poner al descubierto.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar