Reseñas de cine

Imprimir
Jun
27

Reseña de “BAD TEACHER”

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

badt1

Desde su planteamiento mismo, “Bad Teacher” lucía como un proyecto que no respondía a los cánones habituales de la industria hollywoodense, porque tenía como protagonista a una mujer y centraba su mirada en un grupo de profesores de escuela media, es decir, un gremio que brilla por su ausencia en el cine comercial.

Pero cualquier dama o profesor que vaya a ver la película con la esperanza de encontrar un retrato honesto, sensible y realista sobre el género sexual y la profesión que representa se llevará una desagradable sorpresa, porque “Bad Teacher” es, evidentemente, una comedia desenfadada e irreverente que no pretende instruir ni revalorizar a nadie, sino hacerle pasar un buen rato a los espectadores que no se ofenden demasiado con las bromas pesadas y las situaciones de mal gusto.

En ese sentido, “Bad Teacher” cruza a veces esa delicada barrera que existe entre el humor afilado y la grosería insensible; pero no lo hace de manera más frecuente ni menos ingeniosa que las historias normalmente planteadas por Judd Apatow (“Superbad”, “The 40-Year Old Virgin”), con quien el director Jake Kasdan trabajó ya directamente en la estupenda “Walk Hard: The Dewey Cox Story”.

Badt2Pese a tener uno que otro exabrupto, Kasdan logra mantener la película en los cauces de la buena comedia negra contemporánea, lo que le debe mucho a una experiencia en el rubro que se inició en la teleserie “Freaks and Greeks” (del mismo Apatow) y se prolongó en los cinco largometrajes que ha hecho hasta el momento. Además, es indudable que lleva algo de talento intrínseco en la sangre, porque es hijo de Lawrence Kasdan, que además de ser reconocido como director, escribió los guiones de las memorables “The Empire Strikes Back” y “Raiders of the Lost Ark”.

Los buenos resultados de “Bad Teacher” le deben también mucho a un afortunado casting que tiene como figura estelar a la encantadora Cameron Diaz, quien se sale de sus roles habituales de “chica buena” para interpretar a Elizabeth, una mujer de Chicago que trabaja como profesora para ganarse la vida, pero que se encuentra realmente interesada en conseguir un marido con dinero, para poder así mantener sus ambiciones y sus vicios (porque le encantan la bebida, la maría juana y las pastillas).

Elizabeth es, evidentemente, la maestra que ningún padre quisiera tener cerca de sus hijos, y la película no intenta nunca redimirla por completo, lo que disgustará probablemente a un sector de la audiencia adulta. Pero, como repetimos, éste no es un filme didáctico ni educativo, sino una comedia de calificación R que no oculta nunca sus intenciones, como se pudo notar desde el lanzamiento de su cartel promocional.

El hecho de que ninguno de sus personajes sea realmente admirable no evita que podamos reírnos a mandíbula batiente con todo lo que les sucede, sobre todo desde que Elizabeth entra a una nueva escuela en la que conoce a Scott (Justin Timberlake), un despistado profesor sustituto que proviene de una familia acaudalada; a Amy (Lucy Punch), una profesora tan pesada como bizarra; y a Russell (Jason Segel), un modesto instructor de gimnasio que se obsesiona con ella.

Como parte de un rodaje que tiene que haber sido de lo más entretenido, los integrantes del reparto ofrecen interpretaciones inspiradas y desinhibidas que los obligan muchas veces a exponerse al ridículo; curiosamente, el que logra cumplir el encargo con la mayor dignidad posible -y con los resultados más verosímiles- es Segel, un estupendo actor que, al igual que Kasdan, se inició con Apatow, pero que alcanzó vuelo propio con la notable “Forgetting Sarah Marshall”, y que promete alcanzar el reconocimiento que merece con su propia versión de “The Muppets”, que se estrenará en noviembre.

Badt3Pero la figura central de “Bad Teacher” es sin lugar a dudas Diaz, una actriz soltera y sin hijos que, a sus 38 años, ha empezado a interpretar papeles que no ocultan su edad (el guión de ésta contiene alusiones al paso del tiempo), pero que sigue luciendo una figura envidiable, ya que mantiene su delgadez, pero no luce el aspecto intolerablemente anoréxico de otras actrices del medio, como lo revela durante una impactante escena en la que su personaje lleva un atuendo de lo más sensual para “ayudar desinteresadamente” a los niños que se encargan de lavar carros con el fin de conseguir fondos para su escuela.

Como era de esperarse, la película tiene bromas sexuales muy fuertes (hay incluso una visual que involucra a Diaz y a Timberlake, que fueron novios en el pasado), escenas escatológicas excesivas (una de ellas en un baño de la escuela) y una que otra escena potencialmente ofensiva para las personas con sobrepeso. Pero se mide también mucho en otros aspectos, porque no plantea  ninguna situación comprometedora en relación a los estudiantes; en medio de toda su maldad, Elizabeth no parece interesarse en el asalto de cunas.

Lo que sí sobran son las alusiones a elementos de la cultura contemporánea que, en realidad, dejaron de ser sagrados hace mucho tiempo, pero cuya burla puede moverle el piso a los devotos de Oprah, “Eat Pray Love”  y Kate Perry, entre otros.

En contraparte, muchas de las actividades de la desenfadada profesora vienen acompañadas por una banda sonora impredecible, que toma como base las canciones de leyendas del metal como Judas Priest, Whitesnake y Dio. Por ese lado, no cabe duda de que la maestrita tiene el mejor de los gustos.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar