Reseñas de cine

Imprimir
Ago
25

Se llevó a cabo la premiere de “GOD BLESS OZZY OSBOURNE”

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

jack-ozzy

“God Bless Ozzy Osbourne”, un nuevo documental que cuenta detalladamente la historia de uno de los cantantes más emblemáticos del rock pesado, fue presentado el lunes en una premiere especial, dos días antes de su exhibición de dos noches (la de hoy y la del lunes próximo) en 400 salas comerciales del país. MANGANZON estuvo allí. 

Por supuesto, el mayor ausente de la velada en el Cinerama Dome de las salas Arclight fue el mismo “Príncipe de las Tinieblas”; su hijo Jack Osbourne, que es el productor del trabajo, nos informó que su padre se encontraba en “un lugar que no podemos revelar”.

ozzy_premiere_1Pero todos los rumores parecen indicar que Osbourne -que vive desde hace varios años en L.A- está actualmente en Inglaterra, realizando una visita muy especial: la que lo llevará a reencontrarse con los demás integrantes de la legendaria banda Black Sabbath.

Hace sólo unos días, se confirmó que el grupo británico, al que se acredita como fundador principal del heavy metal, ha retomado su formación original, con el fin de efectuar una gira y de grabar un álbum de temas nuevos. La ausencia de Ozzy fue lamentable, claro; pero no hay que perder de vista que la premiere fue hecha con fines benéficos, para recaudar fondos destinados a MusiCares, una institución de rehabilitación para músicos que se encuentran en problemas (un asunto con el que parecían estar familiarizados muchos de los asistentes).

No faltaron, eso sí, Jack, su hermana Kelly -que despertó toda clase de comentarios con el llamativo atuendo que portaba- y, obviamente, Sharon, madre de los dos y esposa de Ozzy (además de su representante). Se vio también en la alfombra roja a Nikki Sixx, el bajista de Mötley Crüe, que como todos los fans que hayan leído “The Dirt” y “I Am Ozzy” sabrán, tiene más de una historia que contar sobre el protagonista ausente de la noche -y que ofreció el sábado una vibrante presentación durante el cierre del Festival de Sunset Strip al lado de su popular banda-.

Durante la cita del lunes, estuvo acompañado por la despampanante modelo Courtney Bingham, con la que sale desde hace varios meses. No queremos adelantar mucho sobre la película, pero Tommy Lee (el baterista de Crüe y, por lo tanto, compañero cercano de Sixx) es uno de los participantes más frecuentes en ella en lo que respecta a los entrevistados (que incluyen también a los miembros de Sabbath y al insigne Paul McCartney).

Sin embargo, el momento más divertido para nosotros llegó cuando nos sentamos en unos asientos que, por casualidades de la vida, se encontraban al lado de los que fueron ocupados minutos después por Zakk Wylde (guitarrista de Ozzy a lo largo de más de dos décadas y, además, el músico que es exhibido en mayor acción instrumental dentro del filme) y Robert Trujillo (el bajista de Metallica, quien da también muchas declaraciones en el documental).

Al encontrarse en asientos cercanos, los dos rockeros empezaron a conversar de manera casual; pero lo que decían no correspondía a los temas mundanos y aburridos de los que hablan los mortales comunes y corrientes. “¿Qué has estado haciendo?”, preguntó al segundo al primero. “Oh, acabamos de terminar una gira en Sudamérica. ¿Y ustedes?” “Bueno, vamos a tocar en el Yankee Stadium, con el tour de Big 4, y de ahí tomaremos las cosas con calma”.SharonOsbourneScreeningGodBlessOzzyOsbourne4hw2-mhXSnOl-1

Justo cuando esperábamos que Trujillo revelara de manera inadvertida algo realmente jugoso -como una serie de conciertos con Lou Reed o algo así (Metallica acaba de grabar un disco con él)-, Jack Osbourne apareció al frente del teatro para anunciar el inicio de la película. Así son las cosas en el mundo del rock.

Pero bueno, a lo que importa ahora: “God Bless Ozzy Osbourne” (cuyos directores son Mike Fleiss y Mike Piscitelli) es un trabajo muy bien realizado, que complacerá particularmente a los fanáticos, pero que no resulta nunca una celebración irresponsable y cómica de los proverbiales deslices del vocalista.

La cinta se encuentra llena de imágenes documentales de inmenso valor, que empiezan desde la época en que Ozzy militaba en Black Sabbath y llegan hasta la última gira que realizó con Wylde. Contiene, por lo tanto, mucha música en vivo; pero sus imágenes fuera del escenario configuran una historia que resulta muchas veces dolorosa, ya que muestran a un hombre de origen popular que ha luchado constantemente contra sus adicciones y sus demonios. Y eso es lo que le brinda el mayor interés.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar